Una benéfica prohibición para ser más sociables

Una benéfica prohibición para ser más sociables

Si bien la tecnología es una gran herramienta para las telecomunicaciones, en ocasiones representa, también, un impedimento para la comunicación cara a cara. Conscientes de esta realidad, un establecimiento británico decidió tomar cartas en el asunto: prohibir el uso de los teléfonos celulares. El concepto no solo impedía el uso de estos aparatos, sino que cada “infractor” sería multado con una libra esterlina. De esta manera, el local se proponía a promover la interacción entre sus visitantes y recaudar fondos  para donaciones benéficas a través de la prohibición.

The Just Reproach es un pequeño pub en la localidad de Deal, Inglaterra. Desde 2011 el recinto tiene una norma verdaderamente estricta: los teléfonos están terminantemente negados. Su propietario, Mark Robson, aclaró que la medida tenía la finalidad de hacer a los clientes “más sociables”.

The Just Reproach (El Justo Reproche)

Para asegurarse que la regla fuera cumplida, Robson creó, en 2012, una penalidad para quienes no respeten la prohibición. Cada vez que alguna persona utilizara algún aparato electrónico o este emitiera algún sonido, se debía cancelar la multa. Todo el dinero sería recolectado para donarlo a distintas fundaciones.

La idea rápidamente caló entre los habitantes del pequeño pueblo. El lugar empezó a ser cada vez más concurrido por personas que querían desentenderse de sus celulares y conversar. Además, incluso la “penitencia” posee gran aceptación entre sus visitantes habituales. Martín Doherty, uno de sus empleados, comentó que, “es todo un acontecimiento si suena un teléfono un viernes por la noche. Hay una ronda de aplausos y todo es positivo ya que significa que alguien debe donar”. Un visitante habitual Michael Spicer, opina que “La idea es que las personas hablen entre sí”.

Una prohibición con fines bondadosos

Recientemente, según informó el diario británico The Sun, el local logró recaudar un total de 20.000 £ a raíz de la normativa. A través de la cuenta oficial del bar (@TheJustReproach) comunicaron la emoción de haberlo logrado, “estamos muy orgullosos de recaudar 20.000£ en seis años para caridades”. A su vez agradecieron a sus clientes y visitantes por dar “su tiempo y dinero a tan buenas causas”.

Una iniciativa interesante que busca distanciar un poco lo tecnológico e innovador para poder mantener una conversación larga y fluida.

También le puede interesar:   Grupo de restaurantes dará descanso por “salud mental”