Newsletter

Síguenos

Andoni Luis Aduriz embajador de la cocina japonesa

El destacado cocinero vasco Andoni Luis Aduriz suma a su carrera otro reconocimiento. El Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón, lo nombró embajador de buena voluntad de la cocina japonesa, por la difusión de la cultura culinaria de ese país.

Y es que con su restaurante Mugaritz (San Sebastián), con dos estrellas Michelin, ha sido un impulsor de esa gastronomía: “La propuesta culinaria siempre ha estado muy inspirada por la cultura japonesa, desde ingredientes, técnicas, utensilios, hierbas hasta su propuesta líquida de sakes”, destacó la propia web de Mugaritz (www.mugaritz.com).

Con esta distinción, que fue creada en 2015, Aduriz se convierte en el tercer español en recibirla. A través de su cuenta en Instagram (@adoniluisaduriz) escribió: «Ser nombrado embajador de buena voluntad de la cocina japonesa es uno de los reconocimientos que más ilusión me podían hacer. No es nuevo mi apego por una de las mejores expresiones culinarias existentes en el mundo”, escribió.

Asimismo en su post comentó que “desde mis inicios profesionales, junto a la curiosidad, se me despertó también el amor por Japón y su cultura. Un país que me ha dado lecciones valiosas, momentos inolvidables y amistades eternas. Por ello, poder devolver un poco de todo lo recibido es un privilegio y un honor”.

Inspiración ante todo

Mugaritz
Foto vía: Foodicles

El cocinero Aduriz ha comentado en la web de su restaurante que la cultura japonesa «está muy volcada hacia la contemplación, hacia el trabajo del artesano; tienen una concepción de la comunidad que lógicamente engarza con sus propias tradiciones. Esa idea de que lo que hacemos nosotros  ahora tiene más que ver con nuestros hijos/nietos que con nosotros mismos».

También resalta que «la japonesa es una cultura ocupada en alcanzar la versión más afinada posible en cualquier ocupación. Ese ritual del esplendor se respira en la ceremonia del té, en la concentración del alfarero, en la fijación del ingeniero, en las rutinas del creador de cuchillos. La reiteración como ejercicio preferente, maduro, casi espiritual. En ese ejercicio de búsqueda y de inspiración constante, Japón se convirtió en parte del imaginario de Mugaritz. Y en el reflejo de la admiración asumió la ausencia como una técnica de cocina; la temperatura, el tiempo, la poesía y la contención como un ingrediente más».

También le puede interesar: Elementos básicos para preparar platos orientales al vapor

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram