Francia prohíbe nombres carnívoros en productos veganos

francia productos veganos

La mayoría de los productos vegetarianos y veganos que se consiguen en supermercados y establecimientos de comida tienen nombres alusivos a los alimentos carnívoros que intentan imitar. Con términos como “pollo frito vegano” o “hamburguesa vegana” se comercializan muchos rubros que, por su composición y preparación, están muy lejos de ser algo similar.

Aunque tengan parecidos en sabor y textura, la mayoría son elaborados con elementos naturales que no tienen nada que ver con animales. Muchos aún no tienen claro lo que significa un producto vegano y, para evitar confusiones, el gobierno de Francia ha establecido una norma que veta cualquier titulación de índole cárnica en alimentos producidos para dietas veganas. Esta iniciativa fue propuesta por el diputado francés Jean Baptise Moreau y luego aprobada por más de sus similares.

Próximamente, términos como “salchichas”, “queso”, “leche”, “filete” o “mantequilla” solo podrán ser utilizados para alimentos de origen animal. Opinan los políticos que, al estar nombrados de esta manera, se están vendiendo afirmaciones falsas, lo que podría generar disgusto de algunos consumidores.

veganos francia

Industrias de carnes se preocupan

También aseguran que muchas industrias de carne y productos lácteos están preocupadas por el incremento de popularidad de las ofertas veganas y vegetarianas, ya que muchas recurren a ellas por sus efectos beneficiosos.

Todos aquellos productos veganos que mencionan alguno de estos nombres deberán cambiar su imagen en los próximos meses. Aún no se sabe con exactitud desde cuándo deben estar renombradas todas estas comidas, pero se estima que ocurra en lo que resta de año. A partir de entonces, empresa que incumpla esta normativa deberá cancelar una multa que puede llegar hasta los 300.000 euros.

Según Chowhound, Francia sería apenas el primer país en tomar esta decisión, ya que en Estados Unidos podría ocurrir algo similar en el futuro.

También le puede interesar: Noma, el condominio que engañó a los neoyorquinos