En el corazón de Italia late Umbría, tierra de sabores

Umbría está ubicada en el corazón de Italia, su capital es Perugia y recibe su nombre por la tribu Umbri

Las bases de su gastronomía son una simplicidad casi monástica y la riqueza y calidad de sus productos autóctonos: pastas, legumbres, polenta o carne de cerdo, acompañados de un buen vino, son los platos más populares.

En el curso de los años, la región no ha dejado que su herencia y sus vínculos con el pasado desaparezcan, sino que ha favorecido la recuperación de los productos y los platos que han formado la base de los hábitos alimenticios desde la Edad Media.

Región de tesoros

Sin duda, el líder entre los productos más estimados es la trufa, la auténtica gloria regional, y la protagonista de incontables recetas y platos de casi cada restaurante y mercado de la región: “tartufo nero de Norcia y Spoleto” (Tuber melanosporum vittadini) (de noviembre a marzo) y “tartufo bianco” (Tuber magnatum albi) (octubre a diciembre). De este suelo se recoge 45% de la trufa de toda Italia.

13848825 - freshly harvested truffles  and sliced close up

Umbría también es considerada como una de las regiones de más larga tradición en la producción de aceite. El cultivo se remonta directamente a los etruscos, primeros en cultivar el olivo en Italia. El aceite es de cuerpo robusto, color verde esmeralda. Es intensamente afrutado y de aroma persistente de aceitunas frescas y hierba recién cortada, con un punto ligeramente picante. Tiene un aval que se encarga de mantener los estándares. En 1986, se construyó el Consorcio Regional de Aceite Extravirgen de Oliva Típico de Umbría”. El organismo consorcial fue creado para la promoción y tutela del nombre. Luego el 1998, se obtuvo el reconocimiento de la Denominación de Origen Protegida (D.O.P) “Umbria”. Fue la primera denominación de origen italiana del aceite para toda la región.

15032601 - olives and oil with leaves

Otros productos notables son la carne de cerdo. La crianza se realizaba en la zona en época del Imperio romano, para las Legiones (Prosciutto di Norcia, Porchetta al finocchio). Igualmente, destacan las papas de Colfiorito, las cebollas rojas de Cannara, el apio Negro de Trevi. Especiales son los quesos (pecorino di Norcia, cuya calidad ya fue documentada por Plinio el Viejo, S.I, en su obra Historia Natural), o las lentejas de Castellucio.

Pecorino

 

Terruño de privilegios

Dignos de una mención especial son los viñedos. Gracias también a un paisaje favorable, de suelo arcilloso y rico en agua y un clima dulce, han permitido, desde tiempos antiguos, la producción de vinos de alta calidad. La gran variedad en el sabor y la tipología de los vinos trae consigo una gran diversificación de productos. Las principales zonas vinícolas son Trasimeno, Orvieto, Montefalco, Assisi y las colinas de Perugia: el “blanco de Orvieto”, el “rojo Montefalco Sagrantino”, y “el Torgiano Rosso”, son ejemplos de buenos caldos.

Dulces de tradición

En cuanto a los dulces, destacan los elaborados a base de almendra, azúcar y especias. Se usan recetarios antiquísimos. El Torciglione, por ejemplo, es un dulce en forma de serpiente, cuyo origen se remonta a los ritos paganos, (la serpiente se adoraba como una divinidad, como símbolo de vida y de vigor, por la propiedad que posee de cambiar la piel, recuperando el aspecto joven). Otras preparaciones típicas son el Torcolo di San Constanzo, el Panpetato, la Ciaramicola, la Rocciata di Assisi, el Brustengolo, la Torta di Orvieto o la Frittelle di San Giuseppe. Reservadas anteriormente a festividades religiosas, agrícolas o del ciclo de la vida. Hoy la dicha de tenerlos en el menú dura todo el año.

Es válido decir que esta región europea es tierra de tesoros. Lo que allí nace cautiva paladares, igual que corazones.