Zinc Restaurant & Lounge, un espacio en el que la gastronomía y la creatividad se abren paso en medio de un ambiente industrial y ecléctico.

Bajo la dirección del chef Adolfo Pastrán, Zinc Restaurant & Lounge ofrece a sus comensales una carta donde se armonizan distintas tendencias culinarias y en las que puede percibirse una marcada influencia de la nueva cocina americana, japonesa y tailandesa. “Somos una mezcla de culturas y sabores que he recopilado de mis años de experiencia en cocinas fuera de Venezuela. Decidimos unir todos estos conceptos y el resultado fue este espacio con menú tan variado”, comenta el chef ejecutivo.


 

El concepto de comer en Zinc está pensado para compartir, comidas grupales en las que toda la comida va al centro de la mesa y se comparte. “Nuestra oferta es comida para compartir y disfrutar, no tapas. Todas las órdenes van al centro de la mesa sin un orden en específico. Nosotros ofrecemos platos en formato más pequeños para que cada quien pueda disfrutar de todo lo que pidió”, añade el Adolfo.

 

El eclecticismo del menú


 

La reinterpretación de los sabores y la mezcla de tendencias tienen una marcada y distintiva presencia en cada una de las invenciones de Adolfo Pastrán para Zinc. Con más de cincuenta platos, el menú se presenta osado y variado a sus comensales. En su oferta, la morcilla toma un lugar privilegiado y se convierte en la protagonista de preparaciones insospechadas —como el maki roll que lleva el nombre del comedor— y que han logrado conquistar el paladar de sus comensales.


 

A la carta también se le suman las tostadas de cangrejo, los tacos suaves de camarón, atún asiático o de paleta de cerdo, o calamares fritos, un clásico plato español, pero en esta versión son rebozados con morcilla. ¿Para el postre? Tocinillo del cielo con fresas naturales, porras de canela con dulce
de leche o salsa de mora o un brownie con nueces y salsa de caramelo. Para armonizar cuentan con una selecta carta de vinos, coctelería clásica o de autor y las rimbombantes cervezas artesanales.

Ambientación ‘industrial chic’


 

Zinc posee una capacidad para ochenta personas. El diseño interior del restaurante es producto de la sinergia de gustos y pasiones de los cuatro socios, según la conceptualización de dos de sus socios: el arquitecto Jesús García y el ingeniero Miguel Andrade. “La decoración la llevó Jesús como arquitecto y Miguel terminó de plasmar lo que Jesús quería. Se pensó en aprovechar nuestra pasión por la restauración de muebles e incluirlos en la ambientación del local y darle un toque ‘industrial chic’. Tenemos muebles reciclados que contrastan, por ejemplo, con las lámparas hechas con tuberías de agua”, menciona Pastrán.

La decoración posee un ambiente industrial, contemporáneo pero refinado; de tonos oscuros e iluminación tenue y amenizada con noches unplugged que promete una experiencia placentera. Cuenta con dos salas: la primera, en un primer piso, con sofás y un sushi bar. El área contigua se encuentra en el segundo piso, una estancia más privada, tranquila y como atractivo particular hay una vinera hecha con tuberías de agua.

Coordenadas

Av. Francisco de Miranda, Hotel Embassy Suites, Nivel
Mezzanina. – Campo Alegre – Caracas.

Texto Lorena
[email protected]

Fotografía Patricia Campos / @la_ruralita

 

Comments

comments

Dejar respuesta