espárragos

Los espárragos han sido muy apreciados, tanto por sus usos culinarios como por las propiedades medicinales que posee. En el caso de las blancas crecen dentro de la tierra y no reciben la luz del sol, mientras que los verdes son silvestres y se desarrollan en el exterior, de ahí su color verde debido a la clorofila que acumulan en su interior. Para aquellos que desean incluirlas dentro de su menú diario y no saben cómo cocinarlas, aquí le dejamos estas tres opciones.

Al vapor todo sabe mejor

El espárrago se sostiene en una cesta para cocinar suavemente sobre el agua hirviendo. Puede utilizar una cesta de vapor vertical o una cesta de vapor plegable. Esta forma de cocinar es buena para cortar las calorías, ya que requiere poca o ninguna grasa.

Hervidos o blanqueados

El espárrago se cocina muy rápidamente en agua hirviendo hasta que esté completamente o parcialmente cocido. Al estar en plena cocción sacarlos con la ayuda de una piza y sumergirlo en una cacerola de agua helada para detener la cocción. Esto también conservará el color verde brillante.

Al horno

Para este método, solo se debe colocar los espárragos en una sola capa en una bandeja poco profunda y meterlas al horno. La explosión de alto calor carameliza los azúcares naturales en los espárragos y profundiza el sabor. El tostado podría dorar las lanzas, y no parecerán tan rechonchos como cuando son cocidos al vapor o blanqueados. Sin embargo, el sabor mejorado vale la pena.

También te puede interesar: Errores frecuentes al momento de cocinar el arroz

Comments

comments