Las mujeres catadoras de vino

Cada vez son más los beneficios que se le atribuyen a esta bebida. Constantes investigaciones científicas han determinado que ingerir vino de manera moderada puede ser bueno para la salud. En esta oportunidad, varios estudios han descubierto que el fermentado de uvas puede ser un aliado para la salud bucal.

Los dientes lo agradecerán

Consejos para conservar un vino abierto

Recientemente, la revista de estudios científicos Journal of Agricultural and Food Chemistry publicó una investigación realizada en España. Según los especialistas, los componentes antioxidantes y los polifenoles (sustancia química presente en algunas plantas) del vino podrían estar relacionados con la prevención de caries y enfermedades en encías.

La investigación fue realizada por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid. Los científicos trabajaron con encías y dientes artificiales para probar los efectos de la bebida. Tras observaciones y análisis, llegaron a la conclusión de que los polifenoles en combinación con otros compuestos evitan la adhesión de bacterias que causan las afecciones mencionadas.

Parte de estas consecuencias positivas se deben a la acidez de la bebida. Por lo tanto, se recomienda tomar un vaso de agua posterior a la ingesta del vino para equilibrar el PH. Sin embargo, esto no significa peligro alguno para la salud de los dientes o las encías.

De tal manera, los especialistas argumentaron que esto podría dar pie a la inclusión de estos compuestos en diversos productos. Su objetivo sería adicionar los efectos de los antioxidantes en cremas dentales y enjuagues bucales.

Otros también avalan las bondades del vino

Sonrisa

Otros estudios han coincido en estos beneficios potenciales del producto de uvas. Una investigación llevada a cabo en Italia llegó a resultados similares. En este caso se determinó que las proantocianidinas contenidas en el líquido evitan la presencia de la bacteria Streptococcus mutans.

Por otro lado, un estudio en conjunto entre la Universidad de Cornell (USA) y la de Quebec (Canadá) también encontró bondades en los polifenoles. Sus resultados reflejaban que son excelentes aliados para la prevención de la gingivitis y otras dolencias a largo plazo. “Nuestros hallazgos demuestran que los polifenoles del vino tinto tienen propiedades antioxidantes poderosas”, concluyeron.

Pero no todos están de acuerdo

A pesar de las distintas investigaciones que coinciden en sus resultados, algunos especialistas de la salud bucal difieren. Alegan que la eliminación de la bacteria no es el único factor de prevención. En sus palabras, la higiene corresponde a varios elementos que deben conjugarse.

Verídico o no, es otra buena razón para disfrutar de una buena copa. Seguramente, además de sus dientes, se lo agradecerá su paladar.

También le puede interesar:  Lentejas, un buen aliado contra el cáncer

Con información de JournalOfAgriculturalAndFoodChemistry y Vinetour

Comments

comments