El estragon

Esta planta es una de las favoritas de los fogones mediterráneos. Es conocida también como hierba dragón y en Francia es tan común como el agua. Puede llegar a tener una altura de 60 a 120 cm. Es ligeramente picante y se ha utilizado en el mundo de la gastronomía desde el siglo XVI, añadiendo un olor suculento a los platos. En la antigüedad se creía que el estragón tenía propiedades curativas contra la mordedura de animales venenosos. Aunque no se conoce su origen a ciencia cierta, se presume que viene de Asia y que fue llevada luego a Europa.

Además, de ser un saborizante que potencia guisos, sopas y salsas, es rica en fitonutrientes, antioxidantes y ayuda a prevenir algunas enfermedades.

Beneficios de su consumo

Estragon

– Posee un alto contenido de hierro, lo que ayuda a producir glóbulos rojos, evitando así la anemia y otros padecimientos asociados a la carencia del mineral.

– Tiene polifenólicos, un compuesto que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, por eso es altamente recomendada para las personas que padecen de diabetes.

– Sirve para combatir el insomnio, preparada en forma de té para beber antes de irse a la cama.

– Ayuda a la buena digestión, evitando la sensación de hinchazón. Por eso se aconseja incluirla en las recetas.

– Estimula la producción y renovación de la bilis, gracias a los coleréticos que se encuentran en sus hojas.

– Los doctores lo recomiendan para estimular el apetito en los niños.

– Otra de sus virtudes es que elimina los parásitos intestinales. Solo basta con tomar dos tazas de una infusión preparada con la hierva en la mañana y en la noche.

– Puede actuar como un analgésico natural, porque su tallo es rico en cumarina, sustancia que alivia los dolores musculares y actúa como antinflamatoria. Incluso, es muy útil para calmar dolores de muela.

– Tiene efectos antidepresivos y estimulantes.

También le puede interesar: Edulcorantes para disfrutar del sabor con menos calorías

Comments

comments