Curiosidades de los plátanos

Todos hemos disfrutado del dulce sabor de los plátanos, bananas o cambures. Es común que al momento de pelar este fruto amarillo notemos una curiosa fibra blanca que se mantiene adherida a la carne. Cuando esto sucede son pocos los que apelan a la indiferencia y consumen estos hilos con el resto de la fruta.  La mayoría se detiene a apartar estas hebras antes de degustarla. Pese a que hemos convivido siempre con esa parte del cambur, pocos saben en realidad qué son y qué función cumplen.

Banana

¡Pero qué molestas hebras!

Estos incómodos elementos que recubren a las bananas en su interior son denominados, científicamente, como paquetes de floema y son tejidos complejos que distribuyen el agua y los nutrientes en una planta para que esta pueda desarrollarse. Sin saberlo, estos hilos representan un factor fundamental para las frutas.

¿Es bueno comer paquetes de floema?

Según el doctor en química Nicholas Guillit del Dole Nutrition Institute, quien se ha dedicado al estudio de este componente del plátano, consumir o no estas hebras no representa diferencia alguna al momento de la ingesta. Guillit sostiene que es posible, incluso, que los paquetes de floema tengan más contenido en fibra que el resto del fruto por la función que desempeñan durante el desarrollo.

Hebras del plátano

Al ser cuestionado sobre si es seguro o no, el experto comentó: “Forman parte de los plátanos, así que claro que sí. Otra cosa es que no sean ricos. En general, todas las partes de una fruta son inocuas. La gente se come con normalidad la piel de las manzanas, de las peras y nos podríamos comer la piel de los plátanos, incluidos los paquetes de floema, si quisiéramos”.

Sí, hay plátanos sin floemas

Algunos agricultores se han dado a la tarea de cultivar el cambur sin estos hilos que resultan molestos a algunos consumidores. Sin embargo, este hecho requiere una manipulación genética del fruto, lo cual hace que pierda en gran parte sus valores nutricionales.

En la naturaleza todo tiene un por qué, nada se encuentra en su lugar sin tener un motivo o una función específica. Ahora, seguramente, seguirás evitando estos hilos blancos al momento de disfrutar de este amarillento fruto, pero conociéndolos mejor, quizá los odies menos.

También le puede interesar:  Patilla: una fruta dulce y beneficiosa

Con información de Vix y HofftingtonPost

Comments

comments