Risotto de auyama o calabaza

La combinación de sabores de este risotto de auyama (calabaza-zapallo) con cebollitas en mantequilla de romero, cáscara de naranjas confitadas y semillas de auyama tostadas es una maravilla.

Antes de comenzar el risotto, cuya preparación requiere cuidado y atención durante los 30 minutos que puede durar su elaboración, ten listos los otros “coroticos”.

Risotto de auyama con cebollitas en mantequilla de romero

  • Primero vamos con las cebollitas: cocínalas en agua durante cinco minutos y luego dóralas en mantequilla y romero fresco.
  • Ahora las cáscaras de naranja confitadas: dispón la cantidad que desees y retírales toda la parte blanca. Luego córtalas en tiritas y ponlas a cocinar en agua. Déjalas hervir tres minutos y cámbiales el agua. Haz esto tres veces y, en la siguiente, agrega azúcar (dos cucharadas de azúcar por media taza de agua) y deja reducir hasta que el líquido adquiera textura de almíbar. Reserva.
  • Pon a tostar las semillas de auyama y aparta.
  • Pon en el horno taza y media de cuadritos de calabaza con sal y aceite de oliva y cocina hasta dorar (una parte la haces puré y otra la dejas en cuadritos).
  • Listos los “coroticos”, ahora sí vamos con el risotto.
  • Agrega en una olla ancha un poco de aceite de oliva y media cebolla grande picada en cuadritos. Cocina por tres minutos. Agrega ahora 1/4 de taza de vino blanco y cocina dos minutos más. Agrega una taza de arroz arborio y una taza de caldo tibio o caliente (usé un supercaldo de pollo que tenía congelado, puede ser de vegetales también, pero si el caldo es desabrido el risotto lo será también).
  • A continuación, a llama media, vas mezclando y esperando que el líquido se consuma y agregas otro poco más. En total, serán tres tazas de caldo, aproximadamente. Cuando ya el arroz comience a estar listo, agrega el puré de calabaza, una ramita de romero y sigue añadiendo caldo poco a poco hasta que el arroz esté al dente. Debe quedar con caldo, nada seco. En este punto agrega media taza de queso parmesano, los cuadritos de calabaza y una cucharada de mantequilla.
  • Integra bien y sirve inmediatamente con las cebollitas, conchitas de naranja confitadas y las semillas tostadas por encima.
  • Un vino blanco frío, y ¡a disfrutar! Es perfecto para la cena.

*En Instagram me consigues como @simplebeautifulfood

También puede interesarte: Empanadas horneadas de carne por @simplebeautifulfood

Comments

comments