Créme Brulée

Créme Brulée es un postre típico de la gastronomía francesa, su traducción al español es quema cruda. Su superficie es espolvoreada con limón para después ser quemada con un soplete de cocina. Su versión moderna se sirve en pequeña cazuelas, con esencias de vainilla y licor.

Se dice que fue creada por el cocinero francés François Massialot. La receta original es a base de yema de huevos y leche, espolvoreada con una pizca de harina y una cucharada de azúcar. Luego se llevaba al horno para caramelizar el azúcar. El cocinero se la preparaba casi a diario a Felipe I de Orleans, ya que era su postre preferido.

A continuación la versión de una de las mejores chefs pasteleras, la canadiense Anna Olson, famosa por sus programas de cocina y sus exquisitas, fáciles y sencillas recetas.

Créme Brulée a la Anna Olson

Ingredientes

  • 3/4 de taza de azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 1 huevo entero
  • 2 y 3/4 de tazas de crema de leche
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

  • Precalentar el horno a 180 grados centígrados.
  • Se puede utilizar moldes de cupcakes o cacerolas de cerámica de seis onzas.
  • En una olla, calentar la crema de leche con la esencia de vainilla, dejar cocinar por cinco minutos a fuego bajo.
  • En un bol, batir las yemas de huevo, el huevo y el azúcar hasta blanquear. Esto tomará entre cinco y 10 minutos. Se recomienda el uso de una batidora.
  • Añadir la mezcla anterior a la crema de leche y remover poco a poco, constantemente, pero no demasiado fuerte, hasta que todo esté integrado.
  • Verter en los recipientes y colocarlos en una bandeja con agua caliente para hornear a baño de María por 30 minutos.
  • Vigilar la cocción y cuando las cremas estén temblonas y un poco doradas, retirarlas del horno. Ponerlas a enfriar en la nevera.
  • Una vez frías (al menos tres horas en la nevera), espolvorear con azúcar y caramelizar con la ayuda de un soplete, para que quede una costra crocante de caramelo. Otra manera de realizar esta costra es con la ayuda de una cuchara. Se llena esta de azúcar, se expone al fuego hasta que esté bastante caliente y se riega sobre la crema.

No serás Anna Olson, pero sí sabrás preparar su famosa crema quemada.

Comments

comments