Sopa de cebolla

Un platillo emblemático y muy curioso. Es de esos que nacieron entre hambruna y pobreza y que luego se hicieron parte fundamental de la gastronomía mundial, especialmente en Francia.

Fue en París, en pleno siglo XIX, que la sopa de cebolla se convirtió en la opción perfecta para calentar el cuerpo en épocas muy frías.

Es una sopa realmente sencilla y con muy pocos ingredientes que, además, suelen ser bastante económicos y accesibles. El truco está en usar cebollas en excelente estado y agregarle trocitos de pan y queso parmesano de óptima calidad.

Ingredientes

  • 5 cebollas grandes, cortadas en ruedas
  • 6 tazas de consomé de carne, o caldo preparado con 2 cubitos de carne
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 6 rebanadas de pan tostado
  • 6 cucharadas de queso parmesano o pecorino con pimienta

Sopa de cebolla

Preparación

  • Derretir la mantequilla a fuego medio en la misma olla donde se preparará la sopa.
  • Añadir las ruedas de cebolla y sofreír hasta que adquieran un color dorado oscuro, revolver continuamente con una cuchara de madera.
  • Añadir el consomé y hervir por 10 minutos, a fuego medio. Calentar el horno a 220 grados centígrados y tostar el pan hasta que esté dorado.
  • Colocar la sopa en vasijas individuales de barro o recipientes refractarios.
  • Poner encima las ruedas de pan y luego el queso. Hornear por 10 minutos o hasta que se dore la cubierta.

También le puede interesar: Camarones asados con ajo y limón.

Receta del libro La Cocina Sencilla de María Elena de Dorta.

Comments

comments