polpette

El polpette de ricotta es un plato muy apetitoso y gustoso. Su ingrediente principal es el queso ricota; ideal para ser acompañado con una salsa de tomates y albahaca, lo convertirán en un platillo muy jugoso.

Receta polpette de ricotta

Para 20 porciones

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de oliva

½ cucharadita de hojuelas de chile rojo

4 dientes de ajo, aplastado

1 ¼ onzas de tomates triturados

6 hojas de albahaca, cortados por la mitad

1 taza de queso ricotta

Pimienta negra

1 taza de migajas de pan fresco

Sal

½ taza de queso pecorino

250 gramos de queso mozzarella

1 cucharadita de hojas de perejil

3 yemas de huevo más 2 huevos

½ cucharadita de ralladura de limón

Aceite de canola para freír

½ cucharadita de  nuez moscada recién rallada

4 onzas de prosciutto en rodajas finas

¼ de taza de harina

½ taza de pan rallado

Preparación

Caliente el aceite de oliva en una olla grande a fuego medio-alto. Agregue el ajo y cocine revolviendo ocasionalmente hasta que esté dorado, unos 5 minutos aproximadamente.

Añada el chile y el pan rallado. Cocine por 1 minuto. Incorpore los tomates y la albahaca y cocine hasta levarlo a ebullición. Baje el fuego a medio y cocine revolviendo ocasionalmente hasta que la salsa comience a espesar, unos 8 minutos aproximadamente. Salpimiente al gusto y reduzca el fuego a bajo.

Mezcle la ricotta, el queso pecorino, queso mozzarella, perejil, la ralladura de limón, nuez moscada, las yemas de huevo y el prosciutto en un recipiente mediano. Salpimiente al gusto, cubra y refrigere hasta que esté firme, aproximadamente 30 minutos.

Coloque la harina, los huevos enteros y las migas de pan seco en 3 platos poco profundos separados.  Bata los huevos.

Utilice sus manos para formar una mezcla de ricotta en bolas. Pase cada una por la harina, los huevos y finalmente por las migas de pan. Sacuda el exceso.

Transfiera a una bandeja forrada con papel pergamino.

En un sartén hondo, vierta el aceite de canola y caliente a fuego medio-alto hasta que con un termómetro de freír se registren 175 ºC.

Fría las bolas de queso volteando ocasionalmente hasta que estén doradas. Transfiera las bolas a un plato con toallas absorbentes para eliminar restos de aceite.

Sirva con la salsa.

Comments

comments