Crema catalana

Un postre delicioso y con una larga historia, la crema catalana se ha convertido en un dulce muy preciado en toda España. Su versatilidad le permite añadirle nuevos sabores y poner en práctica la imaginación.

En esta oportunidad, una versión con un excelente añadido: chocolate blanco. Una receta ideal para conocer gustos típicos de otras fronteras.

Crema catalana de chocolate blanco

Ingredientes

  • 500 mililitros de leche
  • 1 rama de canela
  • 4 yemas de huevo
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 80 gramos de azúcar
  • 2 cucharadas de maicena

Para la crema de chocolate

  • 400 mililitros de leche en un cuenco
  • 50 gramos de chocolate blanco
  • 3 cucharadas de maicena para el chocolate
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Preparación

  • Para la crema de chocolate: poner la leche en una olla hasta que hierva. En el momento del hervor, agregar la maicena, previamente tamizada, junto con la esencia de vainilla. Reducir el fuego a media potencia, remover y dejar que se disuelvan ambos ingredientes.
  • Trocear y triturar el chocolate blanco. Echar a la leche y comenzar a remover, con el fuego suave, hasta que se forme una mezcla cremosa. Puede derretir el chocolate blanco con un poco de mantequilla para que se vuelva un poco pastoso y sea más cremoso.
  • En un recipiente, mezclar la miel con el jugo de limón. Batir todo con el huevo, mover bien para que no queden grumos.
  • Para la crema catalana: en otra olla verter la leche hasta que hierva. Tamizar la maicena y añadir a la leche, junto con la rama de canela. Bajar la potencia del fuego y menear bien hasta integrar todo. Si lo desea puede adicionar ralladura de la piel de un limón para darle más sabor.
  • Colar la leche y echar la mitad dentro del recipiente del huevo, sin dejar de remover un solo momento. Unificar esta mezcla con el resto de la leche y agregar 30 gramos de azúcar. Batir hasta formar una crema y dejar reposar para que temple.
  • Verter un poco de chocolate blanco en el fondo de un molde, luego una capa de la crema catalana y por encima otra vez chocolate blanco. Adicionar el resto del azúcar por encima y quemar con un soplete para caramelizar.

También le puede interesar:  Riquisimos y crujientes churros de red velvet

 

Comments

comments