Pie

Las tardes son el momento idóneo para satisfacer nuestros más caprichosos antojos. Las ansias de una buena degustación nunca tardan en aparecer a mediados del día.

Este rico pie es una alternativa excelente para llenar esos anhelos culnarios. En esta presentación el invitado especial es el queso ricotta, uno de los más ligeros y versátiles; su bajo contenido en sal lo hace apropiado para añadirlo a distintas recetas. Además, cuenta con el delicioso dulzor del melocotón.

Una opción tentadora para colmar nuestras tardes con algo delicioso.

Pie de queso ricotta

Pie

Ingredientes

Para la masa

  • 2 ½ tazas de harina de trigo
  • 1 taza de manteca vegetal
  • ¾ de una panelita de mantequilla
  • ½ cucharadita de sal
  • Plástico para envolver

Para el pie

  • 250 gramos de queso ricotta sin sal
  • 3 huevos separados
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de maicena
  • ¼ de taza de crema de leche
  • 2 cucharadas de jugo de melocotón
  • 5 cucharadas de azúcar
  • Masa para pie
  • Harina de trigo para enharinar

Preparación

Para la masa

  • Verter el agua en un recipiente grande y añadir la manteca, la mantequilla, la sal y la harina.
  • Batir lentamente los ingredientes con una paleta hasta que se integren por completo. Esta masa no se debe trabajar demasiado.
  • Envolver en plástico y refrigerar hasta el momento de su uso.

Para el pie

  • Precalentar el horno a 175 °C o 350 °F.
  • Enharinar bien una superficie lisa y limpia, extender la masa hasta que tenga un espesor de 0,5 centímetros.
  • Forrar un molde desmoldable con la masa. Cortar la masa sobrante para utilizar luego.
  • En otro recipiente, verter las yemas de huevo, el jugo de melocotón, la crema de leche, la maicena, la esencia de vainilla y el queso ricotta. Batir enérgicamente hasta que los ingredientes se integren por completo.
  • En un recipiente alterno, batir las claras de huevo junto con el azúcar hasta que levanten bien.
  • Unir ambas mezclas con movimientos envolventes hasta formar una masa de consistencia homogénea. Verter esta mezcla en el molde con la masa.
  • Cubrir el molde con la masa para pie sobrante. Hornear una hora hasta que la masa adquiera una tonalidad dorada.
  • Sacar del horno y dejar enfriar por completo. Desmoldar y dejar reposar por cuatro horas.
  • Cortar en triángulos y servir.

También le puede interesar:Torta con manzana y una deliciosa cobertura de canela.

Receta del libro Los mejores postres.

Comments

comments