maridaje
Derecho de autor: fotografiche / 123RF Foto de archivo

El maridaje perfecto entre aceite y pan conforma el aperitivo ideal para un almuerzo o cena. Siempre que se ofrecen en cualquier restaurante o mesa particular son bien recibidos.

Por lo general, se sirven antes del plato principal y para los profesionales o dueños de espacios gourmet son la entrada predilecta. Actualmente, se presenta una carta exclusiva de los diversos panes y aceites que integran este bocado. La decisión no debe ser tomada a la ligera, ya que una buena selección del pan y del aceite es fundamental para apreciar por completo esta fusión.

El maridaje perfecto

  • El aceite de oliva virgen extra arbequina y los panes delicados aromáticos, como los de naranja, pasas y miel, conforman una excelente unión. El aceite tiene un gusto más suave y dulce, que encaja estupendamente con esta variedad de panes.
  • En el caso del aceite de oliva virgen extra cornicabra, que tiene un sabor ligeramente amargo, un acompañamiento de panes de frutos secos, miel y orejones será idóneo. Una segunda opción para degustar con este aceite es el tradicional pan de Cea.
  • El aceite de oliva virgen extra hojiblanca entra en armonía con los panes elaborados con hierbas, especias o de centeno. También se articula muy bien con los panes españoles, como el bollo sevillano o la rosca gallega.

También puedes leer: Pan blanco o integral, ¿cuál es más saludable?

Comments

comments