Pastelitos de chester

Los pastelitos de Chester son originarios de la ciudad amurallada del mismo nombre, ubicada al noroeste de Inglaterra y conocida como la mejor conservada de ese país. El queso de la región también es muy famoso y antiguo, data del siglo XVI, cuando reinaba Isabel I.

Son tres las variedades de queso que se fabrican en el lugar. Estas dependen de su maduración, según sea rápida (reservado para la venta local), media (la más corriente) y tardía (la única que se exporta).

Es común servir esta delicia en fiestas y reuniones.

Pastelitos de Chester

Ingredientes (para 6 personas)

  • 150 g de harina
  • 1/2 cucharada de levadura (1 taza de agua y 1 cucharadita de azúcar)
  • 150 g de queso de Chester
  • 80 g de mantequilla
  • 2 quesitos “petits-suisses
  • 1 cucharada de crema de leche
  • 1 yema de huevo
  • 40 g de harina (para enharinar la tabla de pastelería o el mesón donde se vaya a trabajar)
  • 1 cucharada de aceite (para la bandeja refractaria)
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  • Se disuelve la levadura en la taza de agua con la cucharadita de azúcar. Se deja crecer por media hora.
  • Mientras tanto, rallar el queso de Chester (se puede hacer una versión con queso parmesano).
  • Disponer la harina en forma de volcán sobre un mesón (hacer un hueco en el centro).
  • Cortar la mantequilla en trocitos y trabajarla con una cuchara de madera, hasta obtener la consistencia de una crema.
  • Poner 3/4 del queso de Chester rallado en el hueco de la harina, agregar la mantequilla, los quesitos petits-suisses (se puede optar por queso crema) y la crema de leche. Sazonar con sal y pimienta.
  • Amasar bien esta preparación con la punta de los dedos y hacer con ella una bola. Dejarla reposar durante una hora.
  • Precalentar el horno a alta temperatura.
  • Enharinar la tabla de pastelería o el mesón con 40 gramos de harina y aplastar la masa con un rodillo hasta conseguir 1/2 centímetro de grosor, aproximadamente.
  • Cortar la pasta en tiras de dos centímetros de ancho y ocho de largo.
  • Untar con aceite la bandeja y disponer en ella los pastelitos.
  • Mezclar la yema de huevo con una cucharada de agua y pincelar los pastelitos. Espolvorear el resto del queso rallado (si se desea, se puede agregar romero, comino o ajonjolí) y cocer al horno por 10 minutos.
  • Cuando estén cocidos, dejarlos enfriar y servir.

Nota: Los pastelitos se conservan perfectamente en una caja hermética de hojalata.

También te puede interesar: Crujientes zanahorias fritas al horno con salsa de chile

Comments

comments