La gremolata es un aderezo originario del Norte de Italia. Este condimento es muy fácil de preparar, lo mejor de todo es que lo puedes utilizar sobre diversos platos. Funciona muy bien para acompañar estofados de carne de ternera, así como pescados y mariscos. En este caso, aderezando las judías calientes como entrante o de guarnición o frías en ensalada, hace que un simple plato de verduras se convierta en algo muy especial.

Gremolata de judías 

Ingredientes

  • 250 gramos de judías verdes cortadas
  • 2 cucharaditas de ajo picado (2 dientes)
  • 1 cucharada de ralladura de limón (2 limones)
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana fresco picado
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • 2 1/2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal kosher y pimienta negra

Preparación

  • En una olla grande, llevar el agua a hervir. Añadir las judías verdes y blanquear durante 2 a 3 minutos, hasta que estén tiernas, pero todavía crujientes. Escurrir las judías en un colador e inmediatamente colocarlas en un recipiente con agua helada para detener la cocción y conservar su color verde brillante. Para las Gremolata, mezclar el ajo, la ralladura de limón, el perejil, el queso parmesano y los piñones en un tazón pequeño y reservar.
  • Cuando esté listo para servir, calentar el aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-alto. Escurrir las judías y secar ligeramente. Añadir las judías a la sartén y saltear, revolviendo con frecuencia, durante 2 minutos, hasta que estén bien calientes y cubiertos con aceite de oliva. Fuera del fuego, añadir la gremolata y mezclar bien. Espolvorear con 3/4 de cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de pimienta. Servir caliente.

Receta cortesía de: Food Network

También te puede interesar: Anko: deliciosa pasta de judía dulce

Comments

comments