tartar de atún

Si quieres organizar un almuerzo para unas amigas y están todas a dieta, pues esta es una magnífica opción para recibirlas y dejarlas boquiabiertas. Nada más refrescante que un tartar de atún, perfecto para los días de calor. Además, es muy fácil de preparar y se puede hacer con anticipación, de manera que tienes tiempo de poner la mesa y arreglarte bella para la ocasión.

Pero antes hablemos del origen de ese plato. ¿Sabías que el tuna tartare que conocemos actualmente se inventó una noche en el año 1984, en una Brasserie llamada Chaya, en Beverly Hills, Los Ángeles? Pues, así fue, y dice la historia que esa noche llegaron unos comensales que deseaban comer steak tartare, pero uno de ellos comentó que él no quería comer carnes rojas. En ese momento, el chef ejecutivo que trabajaba en ese restaurante, Shigefumi Tachibe, nacido en Japón pero formado en la gastronomía francesa, miró en su cocina el atún. Pensó que se parecía a la carne y la sustituyó por aquel en la receta original. Su creación fue un éxito.

En honor a ese plato que se convirtió en un ícono, el Museo Smithsonian, en Washington, mantiene en una caja de vidrio el cuchillo del chef que se lleva los créditos por haberlo inventarlo.

Tartar de atún

Bowl 1

atún

Vas a picar atún fresco, casi congelado, en cuadritos pequeños y luego lo mezclas con ciboulette, ajonjolí tostado, sal Maldon, ralladura de piel de limón, pimienta y un toque de aceite de maní o, si prefieres, un buen aceite de oliva.

atún ciboulette

Bowl 2

ingredientes tartar

Aquí vas a utilizar mayonesa, jugo de limón, salsa de soya, huevitas de wasabi y un toque extra de wasabi. Bates todo muy bien.

Bowl 3

tartar piaspia

Aguacate picado en cuadritos, cilantro fresco, echallots, limón, un toque de aceite de oliva, sal y pimienta, y combinas.

ingredientes piaspia

Bowl 4

bowl papel film

Engrasas un molde y colocas el papel film o envoplast. Empiezas vertiendo la mezcla de atún, después la crema de la mayonesa y, finalmente, el preparado de aguacate. Reservas y tapas bien con el papel film. Refrigeras por lo menos dos horas. Sirves bien frío, como en la foto principal, adornado con endivias y hojas crocantes de nori.

tartar atún

También te puede interesar: La causa por una buena causa. Una delicia peruana

Comments

comments