Un mordisco crocante, fondente, se convierte en un conjuro de sabores frescos, gran aroma y solo se oye un ¡uhmmmmm! del deleite que ocasiona uno de los platos más famosos y apreciados del mundo La Pizza.

Pocos lograran no sucumbir ante esta comida exquisita, tentación absoluta de tenerla delante y no tomar un pedazo.

Se sabe que el pan es de los alimentos más antiguos de la humanidad.

En la era Paleolítica, en excavaciones se encontraron piedras que servían para moler los granos y que luego de hacer una masa los cocinaban encima de piedras calientes.

Los panes planos son típicos de las cocinas mediterráneas y son la forma más primitiva en su presentación. En Grecia (un pan plano tipo pita), leí que los soldados persas consumían unos panes finos  con queso fundido y le agregaban dátiles. Se imaginan ese manjar.

Los egipcios descubrieron la levadura, lo cual hizo que el Pan fuese más suave y esponjoso. Posteriormente Los Romanos, con influencias de otras culturas, lograron hacer una masa muy parecida a la de la pizza.

En mi artículo anterior hablamos del origen de la mozzarella y estudiando un poco me enteré que también la pizza fue creada en la misma zona de Italia.

Leí algo que me fascinó y fue, “si la mozzarella no la hubiesen inventado alguien la tendría que descubrir”. Es verdad, que delicia. La pizza y la mozzarella hacen un matrimonio perfecto!

La pizza tal cual como la conocemos hoy le debemos su origen a la ciudad de Nápoles

Este plato era preparado por las personas de más bajos recursos. Para los napolitanos existen 3 tipos de pizzas que para ellos son las más representativas la marinara que se trata de un simple puré fresco de tomates, orégano, aceite de oliva .

La napolitana mantiene lo mismo que la marinara y le agregan anchoas. La famosa pizza margarita (Margherita),  dice la leyenda que se llama así porque el Rey Umberto I y La Reina Margherita Teresa de Saboya decidieron visitar Nápoles y cómo homenaje para sorprenderlos y congraciarse  se prepararon 3 tipos de pizzas diferentes hechas por Raffaelle Esposito quién era el más famoso cocinero de la época en el arte de la pizzas.

La Reina quedo cautivada por una de ellas y se decidió por la pizza que llevaba los colores de la bandera de Italia, Rojo proveniente del tomate, blanco del queso mozzarella y el verde de las hojas de albahaca.

Hoy en día podemos ver la cantidad de nombres diferentes que llevan las pizzas dependiendo de sus ingredientes.

Yo me siento completamente identificada con los sabores napolitanos, aunque debo admitir, que últimamente me han sorprendido mezclas de nuevos sabores a mi paladar.

Si vas a Nápoles es una de las ciudades más grandes e importantes de Italia. Tiene mucho por descubrir y eso la hace aún más atractiva. Es alegre, intensa, veloz, de gran riqueza histórica, artística, cultural y por supuesto gastronómica.

Debes ser cuidadoso porque también son famosos por su crimen mafioso organizado conocido como La Camorra esto se originó en las carceles en el siglo XVII.

Nosotros solo nos tropezamos con pura gente simpática y muy amables. No dejes de 1ro montarte en los autobuses rojos que son una guía magnífica de la historia que van narrando a todo su recorrido. Segundo debes  hacer una peregrinación en busca de la mejor pizza. La calidad de sus ingredientes son tan fabulosos porque son sembrados ahí mismo en tierras super fértiles,por sus suelos ricos volcánicos.

Aquí están varios lugares que presumen ser los mejores:

Casa Brandi, Trianon, Sorbillo y La Notizia. En L’Antica Pizzeria da Michelle. Es un lugar extremadamente sencillo y anticuado con un menú bien básico y listo para anotarte y hacer una larga cola.La pizza Napolitana suele ser de masa gruesa y suave.

Tienes que estar preparado y dispuesto a probar otras pizzas, a mi me cambiaron la vida, por ejemplo una pizza blanca que en su base lleva cebolla cortada extremadamente fina, queso pecorino, horneada previamente antes de culminar con una lluvia de hongos blancos cortados cómo carpaccio rociados de un aceite de oliva mezclado con jugo de limón fresco y perejil.

No se imaginan lo magnífico de la sensación de sabores.
Otra  que me impactó fue cebollas cortadas finamente, queso Castelmagno, romero fresco y pistachos. Socorro.
Después de estas pizzas más nunca fui la misma. Los Flatbreads, Foccacias son otros estilos. Muchos  hacen pizzas pero pocos logran una de calidad. La masa es un arte, se dice fácil pero, no! El sabor que da un horno de leña es incomparable.

Piaspia, la que cocina descalza.

Comments

comments