El chef Virgilio Martínez

¿Realmente es posible definir quién es el mejor chef del mundo? Quienes podrían escogerlo tendrían que ser, sin duda, los cocineros más prominentes del planeta. Virgilio Martínez reúne todos los números para ser catalogado, con base en su trabajo, su forma de expresarse y lo que piensan sus colegas, como el cocinero número uno de la Tierra.

A unas cuantas madrugadas de alcanzar las cuatro décadas, el peruano sigue luciendo como un joven soñador, incrédulo de todo el éxito que ha logrado cosechar hasta el momento; inconforme, por todo lo que aún quiere lograr con la bandera rojiblanca como norte, pero sobre todo seguro, ahora sí, de lo que realmente le gusta.

Patinetas por filipinas

De muchacho, no estaba seguro de lo que realmente quería hacer. Era uno de esos chicos que pasaban todo el día en la calle patinando y haciendo piruetas, mientras su padre, un abogado de prestigio, tenía poco tiempo para dedicarle.

Dubitativo sobre a lo que quería dedicarse cuando grande, Virgilio estuvo a punto de tomar la misma profesión de su progenitor. Pero casi al límite de ingresar como estudiante de la escuela de Derecho, tomó la decisión de viajar por el mundo para encontrar su verdadera pasión.

Trabajando como cocinero en lugares como Tailandia, Singapur, Otawa, y Londres, fue como halló su vocación por los fogones, y, al hacérselo saber a su padre, no recibió el apoyo que esperaba. Publica el diario El Clarín, de Argentina, que este le dijo: “Ya vas a ver, cuando tu hermano mayor tenga su BMW, tú estarás vendiendo choripán”.

Virgilio Martínez
Virgilio Martínez y su esposa María Pía León – Vía limasocialdiary.com

Hoy, Virgilio puede darse el lujo de decir que tiene sus propios restaurantes de comida peruana en Inglaterra, Dubai y, por supuesto, en la capital inca. Pero el éxito no cayó de la noche a la mañana. Poco a poco fue desgranando la mazorca del merecimiento con trabajos como el de lavaplatos sin paga en la cocina de, nada más y nada menos, Gastón Acurio.

Dentro de esa majestuosa cocina fue donde le añadió más gastronomía peruana a su currículo europeo y, de tal modo, se planteó como su su principal meta promover los sabores de su país natal.

Así, nació su más preciado tesoro, su Central Restaurante, el templo de las ideas de Virgilio, ubicado en el distrito de Miraflores, en Lima, Perú.

Virgilio Martínez
Virgilio Martínez en Central Restaurant – Vía mesaparados.com.mx

Más de acá, menos de allá

Ante distintos problemas legales que se presentaron por la ubicación del local, el chef tuvo tiempo de tomarse en serio la idea de darle un concepto notablemente peruano a su menú y, por tal motivo, se dedicó a conocer realmente lo que guardaban los lugares más recónditos de su nación.

Gracias a ello, ideó la Mater Iniciativa, un grupo de investigación dedicado exclusivamente a encontrar ingredientes tradicionales peruanos que fueran poco conocidos por comensales en general.

 

Virgilio Martínez
Virgilio Martínez con su Mater Iniciativa – Vía culinaryinteraction.com

El mejor del mundo

Hoy, Virgilio puede ver los frutos de su ardua labor, al ser nombrado como el mejor chef del mundo, bajo el sello del Chef’s Choice Award 2017. Su Central se ubica como el quinto restaurante más destacado del ámbito mundial y como el número uno de Latinoamérica.

¿Que ama Perú? De eso ya no pueden haber dudas. Para muestra, su platillo favorito, el ceviche. Virgilio Martínez es la prueba de que amar su propia tierra y la cocina es una fórmula ganadora.

También le puede interesar: Daniel Humm

 

Por César Mortagua/ @cesarmortagua

Comments

comments