Michel Troisgros

Sin duda, algunos talentos se llevan en la sangre. Michel Troisgros es la muestra de una herencia de habilidades gastronómicas de excelencia. El restaurante que dirige, abierto hace más de ocho décadas por su abuelo, sigue siendo un total éxito. Una historia llena de tradición familiar y rodeada de deliciosos aromas y sabores.

Viaje al pasado

Michel Troisgros
Jean y Pierre Troisgros

Es imposible hablar de la excelente trayectoria de Michel sin referirse a la de su familia, los Troisgros. Todo inicia con sus abuelos, Jean-Baptiste y Marie, ambos entusiastas de la cocina. La pareja era dueña del Café des Négociants, en su natal Chalon-sur-Saône, Borgoña. Tras varios años al servicio de los comensales, el matrimonio se mudó con sus hijos a la población de Roanne. Esto sin saber que el viaje marcaría un antes y un después en sus vidas.

Una vez asentada, la familia compró el Hôtel-Restaurant des Platanes. Este contaba con buena ubicación, al frente de la estación del tren. En aquellos tiempos, de manera autodidacta, servían platos típicos de la cocina francesa a los visitantes y comenzaron a adquirir fama. Para 1935, el local contaba con gran notoriedad y fue renombrado como Hôtel Moderne.

Michel Troisgros

Posteriormente, la familia fue creciendo, nacieron los hermanos Jean y Pierre, este último, padre de Michel. Los descendientes se formaron en un ambiente culinario casi “como una religión”. Así, fueron aprendiendo los métodos para manejar el sitio y destacarse. Pierre se encargaba de la cocina, Jean de los embutidos y Jean-Baptiste fue el summelier del entonces llamado Les Frères Troisgros.

Esta labor familiar le valió el reconocimiento de la guía Michelin. En 1955 le fue otorgada su primera distinción y 10 años más tarde, la tercera.

Su momento de protagonismo

Michel Troisgros

Michel Troisgros, nació en 1958, en un seno familiar enamorado de las artes culinarias. En ese momento, sus parientes ya tenían una estrella Michelin. De manera obvia comenzó a interesarse en la gastronomía. “Me crié con el ruido de las cocinas”, dice, y así emprendió su camino de formación. Estudió durante la década de los setenta en la escuela de hostelería de Grenoble. En esa época conoció a Marie-Pierre, su futura esposa.

Junto a su enamorada, emprendió un viaje de aprendizaje por diferentes mesas de Francia y del mundo. Ambos hicieron breves pasantías en lugares como París, Londres, Bruselas, California y Nueva York.

Michel Troisgros y su esposa, Marie-Pierre

Mientras se encontraban en la Gran Manzana, recibió una terrible noticia: su tío Jean había fallecido. Este suceso inesperado llevó a Marie-Pierre y a Michel mudarse para ayudar a Pierre. Algo que cambiaría la vida de Michel.

Con el tiempo, el francés tomaría el mando que una vez tuvo su abuelo. Sus progenitores anunciarían su retiro del renombrado Les Maison Troisgros en 1996. Michel asumió la responsabilidad con gran valentía, pues redimensionó el lugar. Cambio el nombre (Le Bois sans Feuilles), la locación, la arquitectura, la decoración e incluso el menú. Sus ideas fueron eficaces, ya que ha mantenido en alto el nombre de una dinastía de cocineros de gran calidad por más de 50 años y ha alcanzado tres estrellas Michelin.

Le Bois sans Feuilles, el templo de Michel

Michel Troisgros

La cocina del Troisgros de la tercera generación de cocineros se caracteriza por su variedad. Sus experiencias en diferentes fronteras le permitieron tener un sentido más amplio de sabores e ingredientes. Un chef que conjuga muy bien lo nacional y lo internacional. Destaca el estilo japonés y notas ácidas en sus platos.

Su ascendencia histórica lo llevan hoy al Le Bois sans Feuilles. Los críticos de Michelin lo definen como un lugar con “productos de excepción, sabores puros y marcados, equilibrio en las composiciones: aquí la cocina está al nivel del arte. Los platos, perfectamente acabados, se transforman a menudo en clásicos”.

Michel Troisgros

En su cocina no pueden faltar tomates, granadas, mostaza, naranjas y limones. Los ingredientes que den un toque de acidez son bienvenidos. Sin embargo, no hay limitaciones para Michel en cuanto a insumos.

Su creatividad y personalidad innovadora lo han hecho acreedor de muchos elogios. En 2017 fue seleccionado como el mejor cocinero del orbe por la revista Le Chef. Además, posee otros seis establecimientos, algunos en Japón, Rusia y España.

Continúa la herencia

Michel Troisgros
Michel Troisgros y su hijo mayor, César

Lo que ya es tradición para sus parientes parece no acabar. César, uno de los hijos de Michel, ya está integrado al equipo. Formado en el Instituto Paul Bocuse, ha tenido experiencia en diferentes restaurantes internacionales. Ahora trabaja de la mano de su padre, con vistas a tomar el relevo. Además, su hijo menor, Leo, también está involucrado en el área. El más joven ha estado encargado de algún local de la familia Troisgros.

Un talento que se lleva en los genes. Los amantes de la buena cocina pueden estar totalmente tranquilos, pues los sabores de este apellido perdurarán

También le puede interesar:  Vicky Lau, la artista de un sueño gastronómico

Comments

comments