Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Foto vía: ElViajeroElPaís.com

La diversidad gastronómica española es tan grande que los buenos sabores pueden provenir de cualquier rincón, al igual que sus artífices. La chef Macarena de Castro, apodada La Mallorquina, es una muestra de cómo se puede estar entre los grandes a través del entusiasmo y el aprendizaje.

Una sabia decisión

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Foto vía cadenaser.com

Nacida en la localidad de Alcúdia, en la isla de Mallorca, el 3 de abril de 1981, no siempre mostró vocación por la cocina. Al cumplir los 15 años su familia abrió un pequeño local, llamado Jardín, con el cual comenzaría a acercarse a los fogones.

Mientras sus padres y hermanos mayores dirigían el establecimiento, ella empezaba a interesarse cada vez más en el mundo gastronómico. Al cumplir los 18, Maca, como le conocen sus allegados, debió tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Uno de sus más grandes sueños era dedicarse a estudiar y ejercer las bellas artes, algo que le atraía fuertemente. Luego de mucho pensarlo, finalmente se decantó por un arte en específico: el que ocurre con los ingredientes y utensilios.

Corría el año 2000 y de Castro empezó ejercer como ayudante en el restaurante, cumpliendo diferentes funciones y ayudando en todo lo que fuera necesario. En ese tiempo, poco a poco, fue aprendiendo sobre el dinamismo de la exigente industria, a la par que reafirmaba que había tomado el camino correcto.

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Carbonara de Auyama. / Foto vía macadecastro.com

Al año siguiente, se inscribió formalmente en un programa de cocina y restauración en la Universidad de les Illes Balears, institución que alternó con su trabajo hasta 2002. Para ese entonces, ya había pasado por los cargos de jefa de repostería y de partida de pescados en el Jardín, para culminar como jefa de cocina a sus 23 primaveras.

“La cocina me ha hecho como persona y como profesional, para mí no es un trabajo, es toda mi vida”, ha comentado sobre el sendero que decidió transitar.

El aprendizaje como herramienta

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Su cocina se centra en los insumos locales de la isla de Mallorca. / Foto vía macadecastro.com

Macarena de Castro se cataloga a sí misma como una amante del conocimiento. Ha explicado que cada temporada vacacional la aprovechaba para empaparse de saberes de maestros de la gastronomía de su país o de otras culturas.

Por más de una década, se dedicó a visitar restaurantes de renombre y países exóticos para indagar sobre lo que desconocía y mejorar su cocina. Esta travesía la llevó a encontrarse con figuras como Andoni Luis Aduriz (Mugaritz), Juan Mari y Elena Arzak (Arzak), Jean Coussoe (Relaix de la Poste, Francia) o tomar clases con el legendario Ferràn Adrià y a pasearse por Tailandia, Estados Unidos, Perú y más.

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Crema de pimiento blanco con fritura de gallo. / Foto vía macadecastro.com

Lo que recorrió y conoció contribuyó para que forjase un estilo vanguardista, con variedad de técnicas y estilos, pero que prioriza los insumos locales. “No hay que buscar mucho o irse fuera para encontrar producto de calidad. Tenemos la suerte de que en Baleares hay acceso a productos muy frescos, por lo que solo hay que pulirlos, cuidando, especialmente, no cambiar su potencia de sabor”.

El estilo de Macarena de Castro

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Su restaurante, Maca de Castro, ostenta una estrella Michelin desde 2012. / Foto vía gastroactitud.com

Ya formada en las artes culinarias, abrió las puertas de su propio hogar de buenos sabores: Maca de Castro, ubicado en la planta superior del establecimiento en el cual inició su carrera. Allí, la chef se dio a conocer y comenzó a ganarse los paladares más exigentes, logrando conseguir tres soles de la guía Repsol y una estrella Michelin, esta última, en 2012, siendo la primera mallorquina en alcanzar dichos honores.

Los inspectores de la prestigiosa guía gastronómica definen su “pauta gastronómica” como: “un menú adecuado a los productos de temporada, aportados por la extraordinaria despensa mallorquina, con profundo respeto por los sabores, los productos autóctonos y esa autenticidad que, desde la técnica y la creatividad, toma forma en una visión, particular y casi instintiva, de lo que para Maca es la genuina cocina mediterránea”.

Macarena de Castro, buen sabor mallorquín
Hoy en día, su presencia es habitual en los congresos gastronómicos. / Foto vía ultimahora.es

Además de Mallorca, se ha involucrado en otros proyectos gastronómicos en Uruguay, nación sudamericana donde posee un restaurante. Asimismo, su participación es frecuente en los congresos y eventos culinarios de su país. Incluso, ha tenido la oportunidad de ser contactada por el rey de España para cenas especiales.

Desde siempre, ha defendido la valía femenina en el sector, alegando que es posible ver a la alta cocina como algo que no solo es para hombres, cosa que ha demostrado con su trayectoria.

También le puede interesar: Pepe Rodríguez, mucho más que Master Chef

Comments

comments