Colin Peter Field, un genio detrás de la barra

En todo lo que abarca la gastronomía siempre será un deseo disfrutar los sabores de los mejores. Colin Peter Field es una de las personalidades ilustres para los amantes de los cocteles y los buenos tragos. El bartender inglés erige una leyenda absoluta detrás de las barras del mundo.

Desde abajo

Colin Peter Field, un genio detrás de la barra

Nacido en 1961, en la localidad de Rugby, al medio oeste de Inglaterra, desde joven se inició en lo que en un futuro sería su profesión. Una vez culminados sus estudios académicos, decidió emprender un viaje para continuarlos, específicamente en París.

Durante su estadía en la capital francesa, en 1975, comenzó a laborar como camarero. Aquellos años significaron su primer acercamiento al manejo de bebidas y la relación con los clientes.

Posteriormente, regresó a la isla británica donde continuó con labores esporádicas en el área. Sin embargo, comprendió su afinidad por el oficio y retornó a la urbe parisina para empezar a formarse adecuadamente. Se inscribió en la escuela de Hotel Ferrendi y de a poco adquirió los conocimientos para ir forjando su exitoso criterio.

El pasar del tiempo lo fue convirtiendo en un maestro de la coctelería, esto acompañado de múltiples y enriquecedoras experiencias. Colin Peter Field pasó por las barras de diferentes y lujosos hoteles, en los que fue haciéndose un nombre entre los grandes de la mixología.

En aquella época ya demostraba su excelencia. A pesar de su juventud, pues tenía apenas 21 años, alcanzó el segundo lugar al mejor barman de Francia. Además, también participó en el Gran Premio Mundial de Martini, donde obtuvo medalla de plata.

El templo de Colin Peter Field y su salto a la cima

Bar hemingway ritz paris
El Bar Hemingway se volvió un ícono gracias a Field.

En 1994, el Hotel Ritz Head se puso en contacto con él para que se encargara de deleitar a sus visitantes con sus tragos. Como nota curiosa, Colin comenta que durante años intentó ingresar al prestigioso recinto, siempre de manera fallida.

“Estaba trabajando duro para ganar competiciones para que me aceptaran en el Ritz”, recuerda el mixólogo. Sin embargo, después de varios intentos, los encargados del hotel notaron en su formación académica una especialización en literatura en el escritor Ernest Hemingway, lo cual llamó su atención. “Es frustrante que después de nueve entrevistas, trabajé en 1994 debido a mis antecedentes literarios, ¡no porque intentara ser el mejor barman vivo para poder conseguir un trabajo en el Ritz!”.

Pero como dice el refrán, todo lo bueno tarda en llegar. Field pasó a ser la figura principal del hotel en cuanto a bebidas y abrió las puertas del nuevo bar: el Hemingway, en honor al novelista que le hizo entrar al sitio de sus anhelos.

Colin Peter Field, un genio detrás de la barra

Su trabajo arduo e innovador convirtió el lugar en una referencia para los amantes de los tragos. Tal era su excelencia que la revista Forbes lo exaltó como el mejor barman del mundo, en los años 1997, 2001 y 2004.

En la actualidad sigue siendo el líder de lo que es más para él que un bar, aunque tuvo que alejarse del mismo entre 2012 y 2016 por remodelaciones. Además, ha inaugurado escuelas, dando pie al primer título universitario para un bartender. Por otro lado, ha redactado varios libros sobre el arte de mezclar y crear bebidas.

Un ícono de la creatividad

“Uno bebe un solo coctel tres veces: una vez con los ojos, una vez con la nariz y, finalmente, con el paladar”, dice Colin Peter Field sobre sus creaciones.

A lo largo de su trayectoria se ha dado a la tarea de inventar brebajes que encantan. Entre sus preparaciones más famosas destacan el Picasso Martini, que lleva un cubo de vermut seco congelado y agua destilada; y el Serendipity, que incluye champán, jugo de manzana y menta, entre otros ingredientes. Además, se le atribuye el génesis del primer Martini sucio y limpio de la historia.

Sin lugar a dudas, toda una eminencia de la industria de bebidas en el orbe. Siempre velando por la excelencia y la renovación, sin olvidar lo tradicional.

También le puede interesar: Almudena Alberca, la maestra española del vino

Comments

comments