Anne-Sophie Pic

Una mujer que lleva en la sangre las más finas artes culinarias. Su familia ha estado constantemente ligada a una constelación de estrellas Michelin. Anne-Sophie Pic demostró que una chef también puede codearse entre los mejores del mundo.

Aprendiendo de los mejores… en casa

Anne-Sophie Pic

La historia de los Pic ha tenido una influencia muy grande en los fogones franceses. Sus inicios en estas actividades datan de 1889, cuando los bisabuelos de Anne-Sophie, decidieron incursionar en el mundo gastronómico. Sophie Sahy y Eugène Pic abrieron las puertas del restaurante Maison Pic, en Valence, departamento de Drôme. Un lugar para disfrutar de los excelentes sabores de Francia y pasar una noche en el hotel del lugar. Hoy en día, más de 100 años después, sigue siendo el templo de la familia.

En varias ocasiones el recinto obtuvo las tres máximas distinciones de la guía Michelin. Por primera vez, gracias a su abuelo André, en 1934. Años más tarde, en 1973, cuando Jacques, el padre de la cocinera, tomó las riendas del lugar, volvió a recuperar las tres estrellas.

Entre aromas y sabores

Anne-Sophie Pic

Fue en este ambiente donde la chef comenzó a llenar su vida de aromas y sabores exquisitos. Aprendiendo de la mano de las personas más adecuadas, su familia. Ella se ha catalogado como una autodidacta. Además de seguir los pasos de sus antecesores, siempre busca innovar y descubrir por sí misma.

Sin embargo, el camino de Pic parecía muy lejano de los fogones. Se dedicó a estudiar administración de empresas. Carrera que culminó exitosamente y la ejerció en importantes empresas de su país. Trabajó para la firma de modas Yves Saint Laurent y para la casa francesa de champaña Moët & Chandon.

Pero un día, a raíz de un triste acontecimiento, tuvo que hacerse cargo del centenario negocio familiar.

El salto a la fama

Anne-Sophie Pic

En 1992 falleció el padre de Anne-Sophie. Esto la llevó a regresar a su natal Valence. Junto a su hermano Alain, se encargó de la gerencia del restaurante. En primera instancia, únicamente de aspectos administrativos y operativos. Durante esta época, el lugar perdió una estrella.

En 1997, Alain optó por retirarse del proyecto. Es en ese momento cuando Pic comienza a forjar su camino hacia el olimpo de la gastronomía. El tiempo fue testigo de su potencial.

Luego de un arduo trabajo, en 2007 regresó el honor faltante. Anne-Sophie logró, por tercera generación consecutiva, otorgarle las máximas condecoraciones culinarias al restaurante. Su éxito la llevó a pasar a la historia como la primera mujer en 56 años que alcanzó el trío de estrellas Michelin. La misma guía define su trabajo: “Tras André y Jacques, Anne-Sophie alcanza la excelencia y confirma que la historia de la familia Pic está estrechamente ligada a la cocina de calidad. Siempre con el mismo afán por la perfección, los mejores productos y los maridajes”.

Ese mismo año, la revista Time la ubicó en el tercer puesto en la lista de grandes visionarios. La publicación la describió como “una mujer de una intensa ambición”. Por otro lado, numerosos críticos aplaudieron su dinamismo para aportar nuevas interpretaciones de recetas tradicionales. Un reconocimiento a sus ganas de superarse y de innovar constantemente.

El ascenso de Anne-Sophie fue notorio. La fémina ha llegado a ser un símbolo culinario de su país, que se caracteriza por contar con los más destacados profesionales de la comida. Por supuesto, ella es una de estos.

En la edición de 2016 del festival gastronómico, fue escogida como madrina y otro motivo para enaltecer su orgullo es el premio como mejor chef del mundo, en 2011, otorgado por la guía San Pellegrino.

Una cocina renovadora

Anne-Sophie Pic

Platos reinventados y creativos, con toque minimalista, productos novedosos y ligeras influencias asiáticas resumen su cocina. “En todas las cosas, estoy buscando el equilibrio, la nota correcta, la precisión. Mi trabajo de creación me da la impresión de estar siempre al tanto”.

Es una entusiasta de las infusiones. La presencia del té y el café es evidente en el Maison Pic. Busca las maneras de integrarlos a sus recetas. “El café tiene un papel real en la cocina francesa contemporánea. Es un producto que tiene una paleta aromática de gran riqueza y que me inspira mucho”, comenta la chef.

Anne-Sophie Pic
La Saint Jacques de Normandie

Además, no existen los celos con su trabajo. Su disposición de enseñar es tan grande como su amor por los fogones. “La transmisión está en el centro de mis preocupaciones: descubrimiento del gusto, técnicas y gestos culinarios, momentos para compartir”, frase que resume parte de su filosofía. Imparte cursos de cocina general, pastelería y formación como sommelier. También tiene una tienda de libros de recetas y una línea de utensilios e ingredientes.

Exquisiteces por doquier

Anne-Sophie Pic
Le Mille-Feuille Blanc

Su carta ofrece creaciones originales. Homar bleu: un caldo base de la cocina japonesa, que ella recrea con frambuesas y frutillas y que integran betarragas y chutney de cerezas. Le Mille-Feuille Blanc: postre a base de hojaldre con crema de vainilla y un toque de pimienta Voatsipérifery. Langoustine au casier: la langosta se cocina a la parrilla y la salsa contiene berro, regaliz, una nota de anís y pétalos de flores de begonia. La carotte et la fleur d’oranger: zanahoria crujiente combinada con yogur aromatizado con azahar y pimienta Voatsiperifery. Langoustine au casier: langosta en  mantequilla, caldo ligero con manzana verde, hoja de canela, anís verde y rama de apio. Una gran variedad de sabores, sensaciones y texturas salidas de su propio imaginario.

En el exigente mundo de la cocina, las mujeres han lidiado con una constante subestimación de su talento. Personalidades como Anne-Sophie Pic son muestra del potencial del género femenino para liderar de gran manera una cocina.

Ejemplo de emprendimiento y versatilidad laboral.

También le puede interesar:  Rodolfo Guzmán, identidad chilena

Comments

comments