túnez

La gastronomía de Túnez hace honor a la zona en el que el país está ubicado: el Magreb. Gracias a su ubicación geográfica, Túnez posee grandes influencias de países como Marruecos y Argelia. El resultado de esto es una oferta culinaria variada, rica en sabores, donde los sentidos disfrutan de una experiencia extrasensorial.

Túnez, eclecticismo de sabores

A lo largo de todas sus latitudes, incluido el desierto, puede encontrarse una gastronomía diversa. Entre sus platos más conocidos están los gustosos casse croûtes. Se trata de unos baguettes rellenos de atún, papas, huevo y tomate, coronados con aceitunas negras. Son tan populares en este país del Magreb que se les puede conseguir, prácticamente, en cualquier esquina.

Tanto en la Street food de Túnez como en sus pintorescos restaurantes se puede disfrutar de un amplio abanico de opciones culinarias. Platos a base de verduras, pescados, carnes de caza —estofadas, a la parrilla o picada— y cordero forman parte del prodigioso menú tunecino. Además, su plato insigne, el cuscús, es omnipresente en su gastronomía.

Algo que caracteriza a la cocina tunecina es su aprecio por los ingredientes locales, frescos y, especialmente, saludables. La salade tunisienne  y la salade mechouia son claros ejemplos de ello. En éstas los tomates y pimentones asados son los protagonistas. El harissa —una pasta picante hecha a base de pimientos rojos— también se utiliza mucho en la cocina tunecina. Es empleado en todos los platos, por lo que si no es amante del picante debe informar al camarero al momento de ordenar su plato tunecino.

El paraíso para los amantes del dulce

Quienes disfrutan de los postres encontrarán en Túnez su paraíso terrenal. Su variedad es sumamente extensa y cada una de sus ofertas transformará la experiencia dulce del día en un momento epicúreo.

La masa brick está presente en una parte importante de sus postres. Ésta puede estar rellena de dátiles, almendras, pistachos u otros frutos secos. También se puede conseguir una gran variedad de galletas y pastas —como el shamiya— muy, muy dulces.

 

Comments

comments