cáscaras de naranja

La cuestión de los frutos y sus cáscaras es ampliamente conocida. Muchas veces, por mera inercia, la gente se deshace de esa caparazón natural y solo consume la pulpa. De esa manera, desaprovecha los nutrientes que hay en dicho componente, debido a su aspecto y mal sabor.

En algunos casos, como el de la cáscara de plátano, está comprobado que puede comerse sin problemas, incluso como sustituto de la carne. También se puede aprovechar la concha de ciertos frutos, como la piña o la parchita, para hacer jugos y cocteles. Sin embargo, una de las frutas cuya cáscara rara vez se usa para algo que no sea aromatizar ciertas preparaciones, es la naranja.

Es bien sabido que de esta fruta cítrica solo se puede tomar la parte superficial de su cubierta. Esto se debe a que el resto es demasiado amargo. No obstante, unos científicos de la Universidad de Granada parecieran haber encontrado una interesante alternativa para aprovechar tal merma.

Los españoles, con la ayuda de investigadores mexicanos, descubrieron que la cáscara de algunos cítricos, como la naranja o la toronja, poseen un componente absorbente. Este podría funcionar para limpiar aguas residuales, mediante el filtrado de metales pesados ​​y contaminantes orgánicos.

cáscaras de naranja

Cifras sorprendentes

Los encargados del centro universitario aseguran que, a escala global, la industria de productos a base de naranja desecha, aproximadamente, 38,2 millones de toneladas al año que, quizá, podrían aprovecharse.

Gracias a un nuevo proceso científico conocido como Instant Controlled Pressure Drop (caída de presión controlada instantánea), se puede revertir esa tendencia. Se trata de un mecanismo para convertir las cáscaras de naranja en un material superabsorbente y efectivo. Prevén que mediante el uso de este desperdicio puede comenzar una revolución en el sector de filtros de agua.

También le puede interesar: Mantequilla avellanada, la salsa de un solo ingrediente

 

Comments

comments