Sriracha
Sriracha

La salsa Sriracha es muy popular en el sureste de Asia, específicamente en Tailandia, tiene un suave sabor que se debate entre lo picante y lo dulce. También es popular en muchas partes del mundo debido a su característico aroma. Su nombre proviene de la ciudad ubicada en la playa “Si Racha”, donde inicialmente fue producida casi como un producto local. Es la salsa de moda en Estados Unidos, que ha pasado de ser un simple complemento a empezar a convertirse en un icono de la cultura  estadounidense. En la escala de scoville puntúa 2.000.

Se come en el mundo entero para hacer más picante cualquier plato. En Tailandia lo usan como una salsa para acompañar pescados y mariscos, en Vietnam lo usan con el Pho. No obstante, con el paso del tiempo, se ha ido utilizando cada vez más en diferentes platos “occidentales”. Aunque esta salsa salsa picante también es ideal para condimentar y aderezar guisos. Es muy sabrosa, una cucharadita en cualquier plato de arroz es suficiente para darle un toque exótico y riquísimo al gusto de cada uno. A continuación su preparación:

También te puede interesar: Pho: la sopa vietnamita

SrirachaSriracha casera

Ingredientes

  • 2 kilos de chiles jalapeños rojos
  • 5 cucharadas de sal marina
  • 250 gr de ajos frescos
  • 15 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de salsa de pescado (opcional)

 

Preparación

  • Lavar y limpiar los chiles. Cortar los rabos de los chiles y cortar a la mitad, luego mezclar con la sal y el ajo en un procesador de alimentos. Moler la mezcla durante un minuto.
  • Verter el molido de chiles dentro de un frasco de vidrio con cierre hermético y añadir, un poco de la salsa de pescado. Tapar el frasco y dejarlo reposar a temperatura ambiente en un lugar fresco y lejos de la luz directa del sol durante 15 días mínimo (puede ser más tiempo si prefieres un sabor un poco más fuerte).
  • Vaciar el molido fermentado de chiles sobre un colador y presionar con una espátula para que salga todo el líquido y se queden solo los sólidos, que puedes desechar. Combinar la salsa fermentada líquida con el azúcar en una olla. Colocar la mezcla a fuego medio y dejarla hervir durante 1 o 2 minutos. No cocinar demasiado, dejar que el azúcar se integre con la salsa y listo. Embotellar la salsa y guardarla. 

Tip: dejar fermentar la salsa. El proceso que ocurrirá es una lacto-fermentación, así que mientras más tiempo se fermente, más ácida será. Si se deja menos de 10 días, será muy aguada e insípida.

Comments

comments