sal negra volcánica

Directo de las despensas indias llega la sal negra volcánica, una variedad que ha conseguido popularidad rápidamente entre los gourmets del mundo. Se trata de una variedad de roca volcánica salada oriunda de las tierras del Taj Mahal.

El uso de la sal negra en el continente asiático es milenario. Los países cercanos al Himalaya han empleado esta variedad durante siglos.

Originalmente, se conseguía en las adyacencias de las minas volcánicas en el norte de India y Pakistán. Para entonces las rocas saladas se procesaban con calor, carbón y algún material vegetal. El resultado era un producto final oscuro, como chamuscado, rico en minerales como sulfuro, hierro y magnesio. En la actualidad se han modernizado los procesos, pero partiendo del método original.

Usos culinarios

Sal negra
La sal negra realza estupendamente los chutneys

Esta variedad de sal, también llamada “escamas de sal negra”, es muy apreciada entre chefs y amantes de la buena mesa. Además de su aporte nutricional, este condimento posee un sabor sulfuroso característico que confiere un toque especial y exótico a los platos en los que se utiliza.

Suele ser empleada en ensaladas, canapés y con algunas verduras. Varios cocineros reconocidos han hecho de esta sal un elemento decorativo de sus platos; por ejemplo, la australiana Donna Hay utiliza la sal negra para decorar su icónica torta de chocolate.

En el caso de la cocina de India, se utiliza en chutneys, yogures, pickles, ensaladas y con toda clase de frutas. Durante el verano se emplea para saborizar bebidas frías. Este tipo de sal también es muy empleado por los veganos, ya que, dependiendo de cómo se le use, puede emular el sabor del huevo hervido en el tofu.

 También puede interesarte: Curiosas reglas francesas sobre la ensalada verde

Comments

comments