Cerveza La Mulata de Aldarra

Octubre es sinónimo de cerveza y en Aldarra Cerveza Artesanal están totalmente conscientes de ello. Con el propósito de honrar el tradicional festival de origen germano Oktoberfest, la cervecería lanzó su nuevo producto para cautivar a los amantes de las frías: la Mulata.

La propuesta corresponde a una IPA (Indian Pale Ale) que busca “profundizar la cultura cervecera” en el país. Esta se añade a las otras dos bebidas de la casa: la Mantuana y la Mestiza, una Blonde Ale y una Hefeweizen, respectivamente.

La nueva protagonista del trío

La cerveza Mulata de Aldarra

Gabriel Albahaca, maestro cervecero de la firma, presentó en una cata dirigida la Mulata, una cerveza con un amargor intenso, pero agradable, de largo retrogusto. Esta característica es cortesía de un elemento esencial: el lúpulo, en este caso americano, el cual posee en cantidades superiores a otros tipos de cerveza. La IPA de Aldarra es de aromas cítricos que rememoran a la parchita y el pino y su color naranja cobrizo es típico de este estilo. Una de sus características es que no es filtrada, lo que aporta un aspecto turbio y mantiene la esencia del lúpulo.

Cerveza Aldarra
El maestro cervecero Gabriel Albahaca supervisa el proceso de elaboración de las frías de la cervecería.

A pesar del carácter amargo de esta espumosa, resalta el toque dulce aplicado para alcanzar un ameno balance en boca. Al degustarla se pueden percibir las influencias de las maltas tales como notas de caramelo o pan, además de gustos ligeramente frutales. Es ideal para acompañar platos picantes, con curry, preparaciones tipo alemanas, carnes con un poco de grasa y postres. De hecho, el maestro cervecero la recomienda hasta con un quesillo. Una IPA que se acerca mucho al estilo original de esta clase de cervezas con una graduación alcohólica de 6,5%.

No está de más recordar que, como relatara Albahaca, las IPA se originaron en Inglaterra a partir del dominio colonial de los territorios de la India. En aquellos años se requirió una cerveza que pudiera soportar una travesía marítima desde Gran Bretaña hasta el subcontinente indio bordeando África en trayectos que podían extenderse más de 6 meses por climas extremos. Estas condiciones, sumadas a una realidad sin refrigeración o pasteurización, arruinaban cualquier cerveza que se consumía en esa época.

La solución fue fabricar cervezas con más lúpulo, el antiséptico siempre usado en la industria cervecera, y permitir que las levaduras generaran más alcohol etílico en el producto final. El resultado fue un nuevo estilo, una Pale Ale hecha para el viaje a la India, que exhibía una mayor complejidad aromática ganada con el lúpulo extra, y un cuerpo que llena la boca.

Una identidad, una cerveza

Cerveza Aldarra

Entre las opciones previas de Aldarra, la primera es la Mantuana, de tipo blonde ale, caracterizada por una mezcla de cereales, maltas y lúpulos americanos que le brindan toques cítricos y herbales. A la vista ofrece un interesante color amarillo dorado intenso, transparente, y en nariz su aroma recuerda las frutas tropicales. En boca posee sabor ligero y es de cuerpo liviano. Una preparación de carbonatación media, sin asperezas o astringencias. Es descrita por Albahaca como versátil, ideal para cualquier situación, bien sea playa, fiesta o para acompañar una comida.

La Mestiza tiene otras particularidades. Llamada de esta manera por la base de trigo y cebada con que se fabrica. De tipo hefeweizen, típicas en Alemania, esta receta se apega al gusto de los bávaros. A la vista genera más cabeza de espuma y es de una tonalidad ligeramente oscura y turbia, debido a la ausencia de filtrado. En nariz se perciben aromas a cereales y notas de plátano o cambur. De más cuerpo, su sabor es balanceado, medianamente frutal.

La Mestiza va muy bien con carnes blancas, ceviche y pescados.

Cada una se consigue en presentaciones de 250 mililitros y con una graduación alcohólica para la Mantuana y la Mestiza, de 5%.

El maestro cervecero de Aldarra comenta que, más allá de los distintos tipos de cervezas que existen, hay otras clasificaciones: de refrescancia y degustación o deleite. De esta manera, el objetivo de estos productores artesanales es generar una gama de opciones que se adapten a distintos momentos y gustos particulares.

Aldarra, un proyecto visionario

Cerveza Aldarra

Algunos simplemente no pueden conformarse con lo que tienen a mano. No importa la calidad de lo que se consuma, siempre se querrá probar algo nuevo y diferente. Bajo este concepto, tres amigos que veneran la bebida se plantearon una meta. Álvaro Lusinchi, Daniel y Ramiro Sierralta unificaron las primeras sílabas de sus nombres para crear Aldarra, cuyo objetivo era idear sabores distintos a los que hay en Venezuela.

Sin más que esperar, comenzaron a levantar su templo, el lugar donde ocurriría la magia. Ubicada en Guatire, la planta de producción cuenta con el equipamiento necesario para elaborar bebidas artesanales de calidad. Un conglomerado de tuberías, tanques y máquinas que culminan en excelentes bebidas.

Durante dos años la idea se mantuvo en el horno, mientras se preparaban para dar el salto. Largas jornadas de experimentación y pruebas finalmente arrojaron sus resultados. La fábrica, ya con más de año y medio en funcionamiento, cuenta, por ahora, con las tres creaciones presentadas: Mantuana, Mestiza y Mulata.

“Es una propuesta que apunta a posicionarse como la productora preferida para complacer los paladares de la creciente legión de amantes de las cervezas artesanales de alta calidad”, indican sus voceros.

Por los momentos, Aldarra Cerveza Artesanal se encuentra experimentando para ofrecer próximamente una IPA roja al estilo inglés y una Porter con chocolate y café venezolanos. Asimismo, adelantan un proyecto con algunos lugares para poder ordenar la cerveza servida directamente de sifones, la mejor manera de mantener todas sus propiedades.

También le puede interesar: Las tendencias mundiales de la cerveza artesanal

Comments

comments