lechuga rosada
Vía newsweek.com

Las tendencias gastronómicas de las redes sociales nunca dejan de sorprender. A los foodies y emprendedores culinarios siempre se les ocurren nuevas ideas que enseguida se hacen virales. Desde los cafés que sirven en barquillas y las esculturas que hacen con aguacates, todo termina siendo curioso para los usuarios más golosos. Pero pocas veces un alimento natural, sin intervenciones, se torna popular. En esta oportunidad, se trata de la poco conocida “lechuga rosada”.

También lo llaman radicchio rosado, radicchio del Véneto o la rosa del vento. En realidad, no es una lechuga sino una achicoria, planta comestible que se suele emplear en ensaladas. Es originaria de distintas regiones de Italia, siendo Verona la más destacada. Ahora se produce cada vez más en Estados Unidos, en zonas como Pensilvania y California. A pesar de que el radicchio se suele dar todo el año, este producto es exclusivo de los meses entre invierno y primavera.

lechuga rosada
Vía metro.co.uk

Rosada, amarga y dulce

Al igual que sus similares, es bastante firme y tiene un sabor amargo con toques dulces, que armoniza muy bien con los típicos ingredientes de las ensaladas: cebollas, tomates, frutas, quesos, yogur, mayonesa, aderezos y vinagretas, entre otros. Tal parece que, en relación con las lechugas y otras plantas, es costosa. Alrededor de 20 dólares podría costar un kilo de esta particular planta rosada.

Son cientos los restaurantes americanos y británicos que han comenzado a utilizar esta “lechuga” en sus menús, principalmente en entradas y ensaladas. Es por eso, además de lo llamativo de su color, que la mayoría de los instagrammers han decidido postear fotografías de la achicoria en reiteradas ocasiones. En esta red social se pueden encontrar muchísimos resultados con el hashtag #pinkradicchio o #pinklettuce.

A continuación, algunos resultados escogidos al azar.

Y a usted ¿le gustaría probar esta planta?

También le puede interesar: ¿Hacer vino en una Instant Pot? Este hombre lo logró

Comments

comments