galleta
Foto vía: Duchess Cookies

En la octava avenida con calle 33 de Nueva York se encuentra Duchess Cookies, un lugar donde podrá conseguir la que hasta el momento es la galleta más cara del mundo. ¿Su precio? Mil dólares. Sí, así como lo lee.

Su creadora, Sofía Demetriu, elaboró, como en todas sus preparaciones, una galleta con ingredientes simples: harina, mantequilla, huevos y azúcar. Pero en esta en particular usó el polvo de cacao Valrhona, que es de alta pureza e intensidad y de color caoba cálido. Para su relleno hizo una ganache con el denominado cuarto chocolate, conocido con el nombre de “ruby”, caracterizado por su color rosa, de sabor suave y afrutado. Y luego la cubre con una capa fina de ese mismo chocolate, antes de envolverla con una hoja comestible de oro de 23 quilates.

La galleta es presentada en un zapato de tacón alto (también de chocolate), sobre un plato de cristal de Baccarat y adornado con un collar de perlas de agua dulce.

Demetriu confiesa que aprovechó que poco se conoce de este chocolate “ruby”, que se cultiva en Brasil, Ecuador y Costa de Marfil, para presentar este placer efímero, que muy pocos han tenido el gusto de adquirir. Hasta hace un mes apenas, cinco clientes lo habían encargado: dos en Nueva York, uno en Carolina del Sur y otros dos en Dubai.

Costosa por los accesorios en sí

Sofía Demetriu presenta la galleta montada en un zapato de tacón alto (de chocolate), sobre un plato de cristal de Baccarat y adornado con un collar de perlas de agua dulce / Fotos vía: Duchess Cookies

Pero, ¿cómo una pastelería que vende galletas de cinco dólares y medio ofrece una que es casi impagable y que no le es rentable? Su creadora justifica el costo de mil dólares, más por los adornos en donde viene que por la galleta en sí. El plato de Baccarat cuesta 350 dólares, el collar de perlas otros 500, una bolsa de chocolate importado está en el orden de los 200 dólares y el oro en unos 50. A todo esto deben sumarse 170 dólares por el trabajo de elaboración, que dura unas ocho horas.

Demetriu afirma a través de su web que desde 2017 ha creado sabores originales e innovadores en su menú. “En Duchess Cookies nos enorgullecemos de ofrecer, no solo los mejores ingredientes, sino también la exclusividad de darle a nuestros clientes la mejor lista de sabores”.

También le puede interesar: Este influencer gastronómico es totalmente robotizado

Comments

comments