Teletransportan sabores

Imagine que de un lugar a otro, sin importar largas distancias, alguien pueda enviarle los sabores de su preparación. Un escenario ideal para muchos: tener la posibilidad de disfrutar de las comidas caseras de sus familiares lejanos. Un grupo de investigadores habría logrado hacer un pequeño avance en este campo, al trasladar un gusto específico.

Sabores a distancia

Teletransportan sabores
A la derecha, los sensores que analizan la bebida. A la izquierda el vaso especial que simula el sabor.

Un estudio en conjunto entre la Universidad de Singapur y la de Keio, Japón, logró la hazaña. Aseguran haber enviado y recreado a través de Internet el sabor de un vaso de limonada.

Para esto, utilizaron dos vasos, uno con el jugo de limón y otro únicamente con agua. El primero de estos recipientes contenía una serie de sensores que identificaron el color y el PH de la bebida. Luego, en otro se realizaba el proceso de simulación. La información recopilada posteriormente fue enviada digitalmente al otro envase.

El agua se encontraba en un vaso especial para el experimento. Este posee luces LED y estimuladores eléctricos. Esta combinación logra recrear el color y la percepción en las papilas gustativas con la acidez característica del trago.

El equipo aclara que lo que se transmite no es la limonada, sino su sensación al ser consumida. Sin embargo, defienden la calidad del invento: “No encontramos ninguna diferencia estadísticamente significativa entre las limonadas reales y virtuales”.

En cuanto al motivo del uso del limón para la investigación, Nimensha Ranashinghe, parte del equipo, alegó: “Escogimos limonada porque su acidez es una de las sensaciones que podemos simular con corriente eléctrica”.

Por los momentos el proyecto ya se encuentra en proceso solo con limonada. Teniendo a la mano los implementos, a través de una aplicación para teléfonos los usuarios podrán ser parte del estudio.

Los científicos continúan experimentando para aumentar la cantidad de líquidos con posibilidad de “teletransportar”. La meta es añadir una interacción más real a las redes sociales, promover tragos en bares y compartir en fiestas. “Crear nuevas experiencias, como comunicarse con bebidas o transferirlas remotamente”, cerró Ranashinghe.

Ahora imaginar un futuro en el cual un amigo que esté lejos le dé a probar un buen trago no parece tan descabellado.

También le puede interesar:   Según la ciencia, el vino con corcho sabe mejor

 

Comments

comments