Bombones de corazón

El chocolate es, por excelencia, el detalle perfecto para cautivar a esa persona especial. Se transforma en una extensión de los sentimientos del enamorado hacia su pareja. Sin duda, este derivado del cacao genera una diversa gama de sentimientos entre los amantes; de hecho, los impulsa e intensifica. ¿Sabía que el chocolate nos hace sentir más el amor?

Pareja compartiendo chocolate

Diversos estudios alrededor del mundo han llegado a la conclusión de que el chocolate produce emociones muy similares al amor y la alegría. Su consumo causa una estimulación fuerte en los sentidos del olfato y el gusto, lo que libera una cantidad de hormonas en el organismo.

Las hormonas del amor

La principal culpable de esta percepción de amor debido al consumo de chocolate es la feniletilamina, conocida como la hormona del enamoramiento. La ingesta inicia una producción natural que activa el sistema nervioso y eleva la sensación de afecto. Además, este neurotransmisor también es causa del gusto por el chocolate, más allá de que el mismo pueda poseer un rico sabor.

No solo la feniletilamina es de las sustancias que se liberan al degustar un buen cacao, también una cantidad considerable de endorfinas, que tienen la función de reducir los dolores físicos y crear una impresión de bienestar, alegría y felicidad, todas ideales para un día de pareja. Incluso, se relaciona con la producción de serotonina, hormona cuyo descenso en el organismo genera depresión, problemas de control de la ira y ansiedad.

Para encender la pasión

Otro dato importante sobre el chocolate con respecto a la relaciones de pareja es el incremento del deseo sexual que se le atribuye. En un estudio realizado en 2006, por el Journal of Sexual Medicine, es considerado un afrodisíaco leve para el cuerpo humano.

Pero no cualquier producto puede causar estos fuertes sentimientos, pues está condicionado por el porcentaje de cacao presente en el chocolate. Mientras mayor concentración posea, más intenso será el efecto, se dice que la cantidad ideal para generar un estímulo es de 70%. La pureza del cacao es sumamente importante, si el chocolate contiene un grado alto de leche o de azúcar su efecto será mucho menor.

En cualquier presentación, nunca pasará de moda entregarlo a modo de cortejo. El simple hecho de recibir un delicioso chocolate causará una alegre sonrisa; el comerlo y saborearlo, gran cantidad de percepciones gustativas, y, sin saberlo, una producción inmensa de hormonas que nos harán sentir verdaderamente enamorados.

También le puede interesar: El bombón tiene tantas historias como sabores.

 

Comments

comments