Samuel Smith Esta cadena británica de pubs prohibió el uso de teléfonos
Las sedes de los pubs Samuel Smith, en el reino Unido, deberán cumplir con la normativa / Foto vía: BeerLeens.com

Samuel Smith, cadena británica de pubs, anunció que prohibirá a sus clientes el uso de teléfonos móviles, computadoras portátiles y tabletas en sus diferentes sedes. Según la firma, su intención está en motivar las conversaciones y la interacción personal entre sus visitantes.

La información fue compartida por el medio local Manchester Evening News. Según reseñaron, Humphrey Smith, propietario de la cervecería que dirige los pubs Samuel Smith’s Old Brewery, habría enviado un memorándum a sus gerentes con la medida en las más de 200 localidades que poseen en el Reino Unido.

El documento fue expuesto en el local de Rochdale, en la ciudad de Manchester. En este, los clientes pudieron detallar el texto, que expresaba rotundamente la prohibición de los aparatos electrónicos dentro de los locales. “La política de la cervecería es que los pubs son para conversar en persona”, expresó Humphrey Smith.

Samuel Smith Esta cadena británica de pubs prohibió el uso de teléfonos
El objetivo es propiciar la interacción entre los clientes / Foto vía: 123rf.com

Hasta ahora, se desconoce cuál será la medida que tomará la cadena británica de pubs para lograr que sus clientes eviten el uso de los objetos vetados. Por otro lado, esta se une a otra de las peculiares reglas de los locales Samuel Smith. Entre estas últimas destaca la de no colocar ni televisores ni ambientación musical en los negocios. Según han compartido anteriormente, esto se debe a que buscan mantener una “estética tradicional victoriana sin concesiones”.

Otras iniciativas sin tecnología en los pubs

The Just Reproach (El Justo Reproche)
PubsAndBeer.co.uk

The Just Reproach es un pequeño pub en la localidad de Deal, Inglaterra. Desde 2011 el recinto tiene una norma verdaderamente estricta: los teléfonos están terminantemente prohibidos. Su propietario, Mark Robson, aclaró que la medida tenía la finalidad de hacer a los clientes “más sociables”.

Para asegurarse que la regla fuera cumplida, Robson creó, en 2012, una penalidad para quienes no respeten la prohibición. Cada vez que alguna persona utilizara algún aparato electrónico o este emitiera algún sonido, se debía cancelar la multa. Todo el dinero sería recolectado para donarlo a distintas fundaciones.

Según informó el diario británico The Sun, el local logró recaudar un total de 20.000 £ a raíz de la normativa. A través de la cuenta oficial del bar (@TheJustReproach) comunicaron la emoción de haberlo logrado. “Estamos muy orgullosos de recaudar 20.000 £ en seis años para caridades”, citaba el mensaje. A su vez agradecieron a sus clientes y visitantes por dar “su tiempo y dinero a tan buenas causas”.

También le puede interesar: Water By Lev, un bar de aguas exóticas

 

Comments

comments