ajonjolí

El ajonjolí, también conocido como sésamo, es la semilla de una planta llamada sesamun Indicum originaria de India y África. Se caracteriza por ser rica en ácidos linoleicos. En el ámbito gastronómico es usada popularmente para hacer dulces y preparaciones de panes. La semilla llega a América transportada por los esclavos que la usaban para otorgar sabor y espesor a las preparaciones culinarias.

Beneficios del ajonjolí

Estas semillas a pesar de tener un reducido tamaño, cuentan con una gran cantidad de proteínas, minerales y aceites insaturados; factor que convierte al ajonjolí en un recurso de mejora del organismo. Ofrecen la alta elevación de energía en el cuerpo, mejora la concentración, estimula la vitalidad física y relajación.

Entre los minerales contenidos en esta semillita, se puede señalar al hierro, fósforo, magnesio calcio y zinc; además, de vitaminas B1, B2, B3, B6 y E, que lo convierten también en un poderoso antioxidante, actuando de manera efectiva para retrasar el envejecimiento y prevenir el cáncer. La fibra también forma parte de las semillas de sésamo, factor que ayuda a controlar y mejorar el tránsito intestinal.

Las semillas de sésamo son perfectas para calmar el estrés y regular la ansiedad; previene y combate la pérdida de memoria y también se le conoce como potenciador masculino, por lo tanto, es una gran herramienta para usar en casos de disfunción eréctil.

Para aprovecharse totalmente los beneficios del ajonjolí es indispensable tostar las semillas y molerlas, pero sin llegar a deshacerlas por completo, ya que sería indigesto. Ingerir el ajonjolí en su estado natural no favorece la absorción de todas sus propiedades, serán expulsadas del organismo sin digerir.

Estas pueden consumirse en batidos, yogures, licuados, ensaladas, salsas, postres y panes; eso sí, tomando en cuenta que no debe ser expuesto a largos periodos de cocción, ya que puede perder sus propiedades.

Comments

comments