El aceite de oliva es un jugo natural que conserva las propiedades de su fruta de origen, la aceituna. Su color varía del amarillo claro al verde oscuro, tonalidades que vienen determinadas por las sustancias que dominan en la frita durante la cosecha.

El sabor del aceite de oliva también varía, así como su olor. Un buen aceite, en su punto, es agradable al gusto y al olfato, con aromas a hierbas, frutas, manzana verde, higuera, aceituna maduradas y aceitunas verdes. Cuando un aceite de oliva está malo, o pasado, su aroma será metálico, rancio, inclusive a vino pasado.

La acidez del aceite determina la clasificación final de éste, y varía en función del contenido que tenga en ácidos grasos libres. Cuanto menor es el grado de acidez, mayor es la calidad del producto. De este modo, el aceite de oliva “extra virgen” se caracteriza por tener una acidez menor a 1°, el virgen fino menos de 2°, el corriente menos de 3.3°. Un aceite con un grado mayor a éstos ya se considera un líquido inservible para fines gastronómicos.

Beneficios desde la primera gota

Un gramo de aceite de oliva contiene solamente nueve calorías y, según se desprende del diccionario de Enciclopedia del gourmet, de Jesús Llona Larrauri, está considerado como la mejor grasa para el corazón., con una composición alta en ácidos grasos, que ayudan a bajar el LDL o “colesterol malo”. También es fuente de vitaminas A, K y E, ésta última esencial por sus efectos antioxidantes.

Entre sus otras bondades se destacan su efecto digestivo y preventivo de acidez y reflujo gástrico y, consumido crudo y en ayunas, es un protector natural de las paredes estomacales. También regula la secreción pancreática  y, por ello, la digestión.

Tanto en la cocina, como fuera de ésta

La versatilidad del aceite de oliva aplica tanto para fines culinarios, como estéticos. La gastronomía mediterránea, madre del aceite de oliva, se nutre de este oro líquido en prácticamente todas sus preparaciones. Entre los usos del aceite de oliva está la conservación de alimentos por inmersión.

Fuera de la cocina, el aceite de oliva se destaca por sus usos estéticos. Gracias a su poder hidratante, es un aliado de la salud de la piel, el cabello y la uñas.

Comments

comments