Entrar al salón del Pré Catelan, es ver un escenario de un teatro maravilloso del Bois de Boulogne en Paris, este restaurante es un  tesoro de la gastronomía francesa, tiene una clasificación de 3 estrellas por la famosa guía Michelin.

Frédéric Anton Pré Catelan

Un ambiente elegante y audaz dirigida por la famosa cocina del chef Frédéric Anton, cuyo trabajo está consagrado con  la adjudicación de una tercera estrella en la Guía Roja Michelin y muchos premios en su historia de cocinero.

Frédéric Anton y Jean-Jacques Chauveau
Frédéric Anton y Jean-Jacques Chauveau

En el comedor, el desfile de servicio orquestada por maître o jefe de sala, Jean-Jacques Chauveau es extraordinario, en cada bandeja y mesa se  ve el  relucir de la platería, los cristales, toda una  escena perfecta para disfrutar de  un banquete.

El sello de Frédéric Anton está presente en  cada plato

Frédéric Anton

Encontramos su  creatividad, sus conocimientos,  su genialidad,  que lo ha hecho merecedor de muchos premios, observamos la estética sin arrogancia, todo con gran finura son las cualidades que guían a Le Pré Catelan, donde reina la estética, el colorido, los maravillosos  sabores, sus combinaciones, impactan, la puesta en escena de cada plato, el esmerado y atento  servicio.

Pré Catelan

La  impecable mesa, bellamente servida, con mantel, fina cristalería, cubiertos de plata, la cristalería dispuesta para acompañar cada plato,  nos espera  un menú, donde el Chef y su equipo eligen  de manera  extraordinaria, para ofrecerlo a sus comensales, encuentras varias opciones de menú de degustación, como, también se  puedes elegir a la carta, lo que uno desea.

Entre los platos que se encuentran presentes en Pré Catelan

Está el cangrejo con crema de eneldo, caviar de Francia, ensalada de cangrejo, pomelo, ligeramente picante, sabor “Thai”, sopa aromatizada de Hinojo.

Frédéric Anton

También presenta un exquisito Foie Gras para las especias, con crema de foie gras y nabo, claro de “grasa” de pato, aromatizado con cilantro.

El espléndido L’Os a Moelle con pimienta negra fragante y la cáscara de la parrilla, las otras setas rellenas y un estofado de guisantes, cocinado en un Roti.

La langosta, preparado de raviolis, servido en un caldo con perfume aceite de oliva “pimienta y menta”, Nem de langosta frita, romaine jugo y cacahuetes tostados, el curry tailandés de albahaca.

Frédéric Anton

El Morel, una especie de sartén hierbas frescas, perlas de Japón, como un risotto con queso parmesano y flan en el ajo de oso, espárragos verde asado, botarga y limón confitado.

Sus postres Chrystèle Brua, su versión de la París-Brest, su merengue de limón con un sorbete de albahaca fresca y de acercarse a la tradicional merengue tarta de limón, manzana o el legendario sorbette.

Pré Catelan

Para cerrar con broche de oro al final de la comida

Llega el carro de servicios, exhibiendo la presentación la de los quesos que ofrece el restaurante, es realmente increíble, la inmensa variedad, el encargado del servicio te va nombrando y narrando sobre cada queso.

Pré Catelan

La bodega, todo un lujo más de 30.000 botellas donde tiene  Petrus, Château Latour, Cheval Blanc, Ausone, Haut Brion; las grandes añadas de Romanée Conti, Montrachet, da la bienvenida a Bastardo Montrachet, vinos de Domaine Comte Lafon y Coche Dury … junto a las denominaciones poco conocidos o más confidencial en manos del experto  David Riviere, sumiller del Pré Catelan.

Un carro de Champagne con una colección impecable, nos comentan que siempre está en constante renovación, también puedes optar por una amplia selección de vinos por copa  en la que podrás ajustar el presupuesto con un emparejamiento muy convincente bien asesorado por el equipo sólido sumiller.

Estar en ese lugar y no mencionar al arquitecto Pierre Yves Rochon, que creo  un concepto sorprendente en simbiosis con su entorno, manteniendo la elegancia del lugar, en una ubicación excepcional, en el aire libre en el tranquilo bosque de Boulogne en París.

Pré Catelan

Toma una mezcla de placeres para los sentidos, el sabor de la cocina de un gran chef mientras disfruta de la arquitectura del lugar “la decoración en verde, negro, blanco y plata son los colores principales: verde para el visto bueno a la verde exterior, negro, blanco, plata alternativamente para resaltar áreas, mejorar detalles, las pilastras, bajorrelieves. El mobiliario se mezcla o se opone a la arquitectura del edificio, clásico y moderno, lo que acentúa la impresión de pureza y ligereza

Pré Catelan

Por más grande que sean las expectativas al elegir este restaurante, se cumplen a cabalidad y sales con una enorme satisfacción.

Comments

comments