Mónaco es conocido por su principado, sus carreras de Fórmula 1, sus casinos, lujos y, por supuesto, su oferta culinaria. Y es que la gastronomía monegasca es variada y sublime, lo que convierte al país de la costa azul en el destino idílico para los amantes de la Bon Vivant.

Gastronomía monegasca, lujo al paladar

Es sus escasos dos kilómetros de extensión, la gastronomía monegasca alberga una de las cocinas más sabrosas y lujosas del mundo. No en vano posee más de nueve restaurantes con estrellas Michelin. Y es que fue precisamente en Mónaco donde el chef francés Alain Ducasse obtuvo sus primeras tres estrellas.

Corría la década de los ochenta cuando el, todavía joven, Alain Ducasse quedaría al frente de los fogones del restaurante Louis XV del Hotel París. El talento y la despensa de la cocina monegasca formaron la ecuación inequívoca para el éxito. En poco tiempo el comedor ya contaba con las tan anheladas tres estrellas de la guía roja.

Desde entonces, Mónaco ha rezumado grandeza en el mundo culinario. Entre los galardonados con estrellas destacan los restaurantes La Chèvre d’Or y Jöel Robuchon Monte Carlo, ambos con dos estrellas. Los comedores Dauphin Vert, Le Condamine; Le Circus, Monte Carlo y Le Bambi, Le Condamine, expertos en la más tradicional cocina monegasca.

Sabores de su cocina tradicional

Gracias a su enclave posee grandes influencias del mediterráneo, tanto de la cocina francesa, como de la italiana. Sin embargo, los platos inspirados en ambas culturas gastronómicas tendrán un giro, convirtiéndoles en una creación única y especial.

En sus recetarios, a priori, están aquellos platos a base de pescados, mariscos y frutos del mar. Las verduras, arroces, ajo y aceite de oliva también forman parte importante de su despensa. Estos son algunos de sus platos más representativos.

Stocafi. El bacalao es el protagonista de este plato. A la suave carne del pez le acompaña una salsa de tomates que rezuma el uso de especias, vino y coñac. Por lo general, es acompañado con papas como guarnición.

Spaghetti a la monegasca. Las influencias italianas están muy presentes en esta receta. La clásica pasta italiana es acompañada con una salsa tradicional del principado a base de aceitunas, tomate, anchoas y especias.
gastronomía monegasca
Socca

Socca. Típica de la street food de Mónaco. Se trata de una suerte de crêpes o panquecas preparadas con harina de garbanzos. Estas se cubren con mariscos, carnes o verduras, previamente cocidos en aceite de oliva.

Barbagium. Son una especie de empanadas fritas y rellenas de queso brusso, auyama o espinacas, puerro y arroz. Suelen venir en presentación pequeña, como un bocado. La clave de su éxito está en combinar el sabor suave y dulce de la auyama con el sabor fuerte del queso fermentado.

Fougasse. Es su postre estandarte. Se trata de una torta elaborada a base de frutos secos —especialmente almendras y nueces—, harina, agua de azahar y anís. Es originario de la zona Provenzal de Francia. Gracias a su cercanía con esta región, Mónaco tomó este postre para versionarlo en un postre clásico de su cocina.

 

Comments

comments