Foto: 123rf

Saber cómo servir una botella de vino es indispensable para poder disfrutar la totalidad de sus virtudes. Comúnmente el vino es servido antes del plato principal, a no ser que los comensales quieran algo diferente. Los vinos rosados y blancos deberían colocarse en una cubeta con hielo y abiertos al momento de servir, apostados en la mesa, dejándolos respirar.

Esta lectura servirá tanto para aquellos quienes deban atender a comensales, como para los comensales en si. Los primeros podrán dar un servicio delicado y apropiado, mientras los segundos conocerán como deben ser atendidos, pudiendo así exigir mejoras o sentirse complacidos con la atención.

Cómo servir una botella de vino

Foto: 123rf

   1. Si el vino es blanco o rosado, ponga la botella en una cubeta de hielo, con una servilleta de lino alrededor del cuello. La cubeta debe ser puesta en el lado derecho del anfitrión o del cliente que lo ordenó. Asegúrese que la etiqueta esté frente al anfitrión. El vino tinto debe ser puesto en la mesa en una servilleta de lino, canastillo, o decantador.

2. Presente el vino al anfitrión sosteniendo la botella en su mano y mostrando la etiqueta al anfitrión. (Asegúrese de secar las botellas de vinos fríos con una servilleta para prevenir goteos.)

  3. Abra el vino utilizando el cuchillo del sacacorchos y cortando el borde alrededor del labio inferior de la botella sin girar la misma. Abrir el vino tinto con la botella en la mesa, con la etiqueta mirando a los clientes. Abra los vinos fríos en la cubeta. Remueva la capa superior y retírela. (no la eche en la cubeta, déjelo en un platillo para ese fin). Limpie el borde de la botella con su paño de servicio para remover el moho que se suele formar debajo.

4. Inserte el sacacorchos en el centro y gire hasta que haya entrado completamente el espiral en el corcho. De vuelta el mango hacia abajo para que descanse en el borde de la botella. Aplique presión hacia abajo con su pulgar y levante el mango cuidadosamente con su mano hasta que el corcho sea removido. No penetre el corcho completamente, ya que eso produciría que caigan pequeños trozos de corcho al vino.

5. Remueva el corcho del sacacorchos y preséntelo en un platillo al anfitrión para su inspección.

6. Cuidadosamente limpie el borde interno de la botella para asegurarse que no queden pequeñas partículas y evitar que caigan al vino. Retire el vino frío de la cubeta y límpielo con su paño de servicio o servilleta. Sostenga la botella en su mano, con la etiqueta hacia el anfitrión. Desde el lado derecho del anfitrión, vierta un poco para que pruebe, rotando la botella suavemente al levantarla para prevenir goteos.

  7. Luego que el anfitrión apruebe, sirva a las mujeres primero, otros clientes y al final el anfitrión. Sirva de manera que los clientes puedan leer la etiqueta. Sirva por el lado derecho de cada cliente.

8. Llene las copas de vino tinto 1/2 llenas; llene las copas de vino frío justo debajo de la mitad. Devuelva el vino frío a la cubeta, con una servilleta de lino doblada alrededor del cuello. Devuelva el vino tinto a la mesa.

   9. Rellene las copas si es necesario.

10. Cuando la botella de vino frío se termine, no la deje dada vuelta en la cubeta, simplemente llévese la botella. Pregunte a los clientes si desean continuar con el mismo vino o desean cambiar.

 

Comments

comments