tabla de quesos

Para lograr el éxito en una tabla de quesos no debe ser toda una proeza culinaria. Con ciertos conocimientos básicos y un poco de ingenio esta degustación será toda una maravilla tanto para el anfitrión como para el comensal.

Poner trozos de quesos en una tabla de madera conlleva mucho más que ponerlos de forma sofisticada o agregar elementos que adornen el lugar.  Un dato que siempre debe estar presente es la variedad de sabores, no tienen que estar clasificados entre añejo, suave, firme o azul.

Se puede optar por jugar con quesos de leche, como los de cabra, vaca y oveja. Con esta simple combinación garantizaras la degustación de cada uno por parte de los invitados. Aunque suene un poco tonto no todos saben diferenciar un tipo de queso del otro, por eso es importante colocar un pequeño cartel con el nombre de cada uno, así se ahorrará toda la velada recitando cada tipo.

Variación de texturas en la tabla de quesos

Aparte de ser armonioso a la vista y darle un buen aspecto, es importante darle diferentes texturas con respecto al pan. Unos trozos de pan campesino, baguette o también el popularmente conocido como el pan canilla. La diferencia de tamaños es fundamental para su apariencia visual. Además del pan unos pedazos de galleta o casabe no estarán demás para darle variedad.

Los encurtidos y embutidos también cuentan. Una forma rápida de darle color a toda la amplia gama de variedad culinaria que se posará en esa mesa. Las aceitunas, sean negras o rellenas, siempre son el atractivo más frecuente degustado por los comensales. Sin embargo no hay que dejar a un lado las salsas picantes, la mostaza, sea dulce o dijon. Una forma innovadora es agregar unas lonjas de jamón, sea salami o serrano.

También puede interesarte: Claves para conservar los quesos en buen estado

Comments

comments