picante

Por más que se llenen de valentía y coraje culinario, hay picantes que simplemente nadie puede soportar. A veces, al no saber que un platillo es extremadamente picoso, los comensales se llevan porciones poco delicadas a la boca y terminan casi escupiendo fuego. Como no todos tienen garganta de mexicano, deben conocer cómo aliviar la quemazón que deja un buen chile habanero.

En vista de lo expuesto, el portal Food & Wine publicó los mejores pasos para soportar un picor extremadamente potente:

1. No beber agua

¿Pero qué? ¿Cómo no beber agua? ¿Acaso el fuego no se apaga con este vital líquido? Pues, todo parece indicar que en el caso de las comidas picantes, el agua no es la mejor opción. Resulta que al ingerirla, el agua lo que hace es esparcir la capsaicina, el componente que tienen todos los chiles que, además, es una especia de aceite. Es bien sabido que agua y aceite no se mezclan, ¿no?

2. Una cervecita

A diferencia del agua, el alcohol es efectivo para acabar con la capsaicina, además de que la carbonatación y el frío de la bebida ayuda a aliviar el picante. Buena excusa para beber, ¿cierto?

Cerveza picante

3. Comer algo antipicante

Para poder calmar un poco el paladar entre bocados, es recomendable consumir alimentos que tengan caseína, una proteína que se presenta en la leche y sus derivados, como el yogurt o la crema agria. Los dulces también ayudan enormemente, como una cucharada de miel o caramelos.

4. Ahora sí, un vasito de agua

Una vez haya sido calmada la picazón, un vaso de agua es importante para rehidratar el organismo, el cual suele transpirar mucho ante la presencia de alimentos picantes.

5. Tomar previsiones para la próxima

Lo más importante es tomar nota de la experiencia y tener un vaso de cerveza o leche cercano para apagar los fuegos bucales ocasionados por comidas extrapicosas. Así la próxima vez no será tan incómoda.

También le puede interesar: Salsa de soya, un condimento milenario

Con información de Food & Wine.

Comments

comments