Mesa de postres

La mesa de postres y dulcitos, o petit fours, es en sí misma una fiesta para los sentidos. Esta tendencia, además de ser muy llamativa y estar en boga, es un modo dulce y sabroso de despertar los sentidos y cautivar el paladar de tus agasajados. Por otra parte, da muestra de que eres un buen anfitrión.

A continuación te dejamos seis consejos prácticos para que le des rienda suelta a tu creatividad. Así podrás presentar una mesa de postres hermosa y con acabado profesional.

Mesa de postres

1. Evalúa a tus invitados

 

Fiesta infantil

Antes de comenzar a organizar los detalles de la mesa de postres es fundamental que pienses en el tipo de invitado que irá al evento en cuestión. No es lo mismo si tu reunión está orientada a niños que si es un encuentro para adultos.

En el caso de los niños, no te compliques mucho. Puedes emplear cupcakes con glaseado fluorescente, algodón de azúcar, popcakes, fresas bañadas en chocolate o shots con postres sencillos. Los más pequeños de la casa apreciarán que no sean presentaciones muy sofisticadas, pero sí llenas de color. Para los adultos, juguemos con sabores más fuertes, licores y algo más elaborado —como cupcakes de gin tonic o donas de mojito cubano—, y así dejarás a tus comensales con la boca abierta.

2. Decoración de la mesa

Toma en cuenta que la decoración de la mesa de postres debe ser cónsona con la temática de la celebración. Si es el caso de un cumpleaños, una boda, una despedida de soltera o un babyshower, deberás hacer la selección de postres y tonos para la decoración que esté en consonancia con la paleta de colores de la fiesta. La que mostramos en la foto juega con los tonos pasteles, pero puedes tomar la dirección opuesta y decantarte por colores vibrantes.

Súrtete de los suministros necesarios. Mantelería, servilletas, platos y accesorios —como letras con el nombre del agasajado— para decorar el espacio.

3. Armonía de colores

Fíjate en los colores que tendrán tus postres y procura que sigan la gama que compagine con la paleta de tonalidades de tus manteles y demás artículos de decoración. Trata de limitar el número de tonos con los que vas a trabajar y evita que el festín de colores rompa con la armonía y estética de la mesa.

4. Juega con las alturas

Añadir distintas alturas a la decoración de la mesa te permitirá hacerla visualmente más atractiva. Juega con la cristalería, utiliza portatortas de varios niveles, formas, texturas y materiales. Los bol de cristal tipo boticario le darán un plus interesante a la mesa.

5. ¿Cuántos postres deben colocarse?

postresUna de las interrogantes más comunes es la cantidad exacta de postres que debe haber en la mesa para evitar que sean insuficientes o excesivos. El número variará según el total de invitados. Lo ideal es que calcules unos 4 o 5 postres por invitado. Es decir, si tu reunión es para 50 personas, necesitarás 200 dulcitos variados.

6. El agasajo del buen anfitrión

Por último, y como buenos anfitriones, podemos utilizar la mesa (o una mesita auxiliar) para presentar nuestros detallitos a los invitados. Puedes utilizar cajitas, bolsitas, o hacer un buen packaging personalizado y meter dentro lo que quieras, unas chucherías para los niños, un pañuelo de seda para las chicas, unos botes mini de confituras caseras, una botellita de cava, unas bolsitas de té o lo que se adapte mejor a tu grupo.

 

También te puede interesar: Rapsodia gourmet

Comments

comments