De “imitación” a botella de colección
Williams la adquirió sin saber su verdadero valor

Steve Williams, un británico  de 54 años, es un apasionado coleccionista de objetos antiguos. Durante un paseo en una feria en la localidad de Doncaster, dio con una presunta imitación de una botella de vino del siglo XVII. Apenas 30 libras, unos 33 euros aproximadamente, fue lo que Williams pagó por el ejemplar. Sin embargo, para sorpresa del inglés, el recipiente resultó ser original, y obtuvo grandes ganancias por miles de libras esterlinas.

De “imitación” a botella de colección

Según sus palabras, quiso adquirir el objeto para “sacarlo de circulación” para evitar que alguien pudiera ser estafado por el mismo. Cuenta también que el anterior propietario de la botella le comentó que la tenía desde hacía diez años y que con solo recuperar lo que había gastado en ella (30 £) se sentiría satisfecho.

Una vez al llegar a su hogar, Williams quiso compartir a través de las redes sociales su acción. La publicación, acompañada con gráficas del ejemplar, fue compartida hasta que llegó a los ojos de Alan Blekerman, experto en este tipo de recipientes y dedicado a las subastas. Este se comunicó inmediatamente con el coleccionista y pidió una vista más cercana de su compra reciente.

Una botella de gran valor

De “imitación” a botella de colección
Los análisis determinaron que era original

Una vez en manos del conocedor, su observación determinó que la misma era absolutamente genuina. “El desgaste natural en la base fue 99,9% correcto. Cuando fotografié el interior y detallé las imágenes, pude ver líneas de óxido que son muy difíciles de falsificar. Resultó ser uno de los mejores hallazgos de la historia”, comentó el también negociante al respecto.

Además, resalta la valía y rareza del artículo. La misma posee grabados con las iniciales G. R. y el año 1682. Según Blekerman, “cualquiera anterior a 1700 con una fecha activa es muy rara. La mayoría de las piezas están en museos”. Asimismo, argumentó que la presencia de un sello personal puede significar que perteneció a alguien “superrico” y adinerado.

“En los últimos 30 años, el mundo de la recolección de botellas ha sufrido algunos intentos de producir reproducciones falsas. Estas que hacen que las personas paguen cientos de libras por ellas”, advirtió.

Finalmente, el recipiente de vidrio fue puesto en venta en una subasta de la casa BBR. Una vez culminada, la “falsificación” fue entregada al comprador por un total de 21.500 £. El precio correspondió a 18.000 £ de la venta más tarifas adicionales propias de la subasta.

“Conociendo a Steve, apuesto a que irá y le dará un buen apretón de manos al desafortunado titular de la feria”, dijo Blekerman sobre el actual y anterior propietario de la pieza.

También le puede interesar:  Consejos para armar su propia colección de vinos

 

Comments

comments