Huevo hilado, un agregado dulce e inesperado
Una de sus particularidades es que puede ser moldeado para diferentes decoraciones / Foto vía: 123rf.com

El huevo, insumo muy común en preparaciones dulces, tiene muchas más potencialidades que ser un ingrediente en una mezcla. El llamado huevo hilado es una forma de añadir dulzor y vistosidad a una gran variedad de recetas.

Huevo hilado, un agregado dulce e inesperado
Su presencia en recetas saladas ayuda a aportar cierto dulzor / Foto vía: 123rf.com

Llamado también “pelo de caballo” o “pelo de bruja”, es una elaboración muy tradicional en tierras portuguesas (fios de ovos) y tailandesas (thong foi), en donde se suele agregar para acompañar diversos platos. Consiste en hilos de yema de huevo dulces, que se utilizan para decorar y dar matices distintos a las preparaciones. El huevo hilado es común para servir con tapas de carnes, embutidos, pescado (mayormente salmón), mariscos o algunos postres.

Hoy en día es un elemento muy común en cocinas de todo el mundo, aunque es más frecuente en Europa durante la época navideña. Incluso, es posible encontrarlo empaquetado en algunas tiendas especializadas en repostería.

Hilos dorados

El Khanom buang, plato típico de la comida callejera tailandesa, suele llevar huevo hilado (thong foi) / Foto vía: 123rf.com

Su preparación puede resultar algo complicada, puesto que es necesario seguir una serie de pasos para obtener resultados deliciosos. En primer lugar, se deben separar las claras de las yemas, removiendo estas últimas de forma enérgica y colándolas para que no exista ningún grumo que pueda arruinar el proceso. Luego, se debe proceder a la preparación de un almíbar, elaborado con agua y azúcar al fuego, en el cual se cocinarán las yemas.

Una de las particularidades de la elaboración es que se utiliza el utensilio denominado “hilador”, que está diseñado para verter las yemas batidas en forma de hilos. Sin embargo, es posible prepararlos con coladores de cocina o, más recomendado, con una inyectadora grande.

Paso a paso

Huevo hilado, un agregado dulce e inesperado
El almíbar le da su gusto dulce característico / Foto vía: 123rf.com

De esta forma, una vez que el almíbar haya alcanzado una alta temperatura y el punto de ebullición, se vierte el huevo. Una vez echado todo el huevo se retira, con ayuda de unas pinzas o espumadera, y se coloca en agua templada para frenar la cocción. Posteriormente se escurren bien y se sirven en el plato o se refrigeran para su uso posterior.

En cuanto a las proporciones, pueden variar según la preferencia de la persona o la cantidad de huevo hilado a preparar. Algunas fuentes refieren que para preparar el equivalente a tres yemas, es necesario utilizar 250 mililitros de agua y 250 gramos de azúcar. Por otro lado, para hacer más, otras indican que para 14 huevos se requiere entre medio y un kilo de azúcar, al cual se le agregará ¼ de litro de agua por cada kilogramo.

También le puede interesar: Street Food, el delicioso sabor callejero

Comments

comments