Torrijas Postres españoles

El pan viejo puede resucitar en deliciosas preparaciones. Conocemos más de una receta, pero, particularmente, la más famosa en la época de Semana Santa es la de las torrijas. También conocida como torreja o caballeros pobres, esta opción dulce es común en Europa y Latinoamérica. En cada país se pueden conseguir variantes, pero fundamentalmente todas se basan en gruesas rebanadas de pan viejo de varios días que son rebozadas en una mezcla de vino o leche y huevos, y posteriormente fritas.

En Venezuela se ha ido perdiendo la costumbre de las torrijas. Sin embargo, en la época colonial se consideraban un postre muy fino y elegante, generalmente consumido por las familias de la alta sociedad. Era conocido como Tacón Colonial o Tacón Criollo debido a su forma, la cual se logra al rebanar una barra de pan en porciones medianamente gruesas que se asemejan a un tacón.

Una rica historia

Torrijas

Su origen es incierto. Se dice que data del siglo XIV o al menos desde esa fecha se encuentran registros de una receta que parece reflejar su nacimiento. Posteriormente, en el siglo XV, las torrijas aparecen documentadas en España. Es por ello que algunos dicen que nacieron en ese país, pero otros afirman que provienen de un dulce sueco.

Lo que sí se sabe es que, inicialmente, eran recomendadas para las mujeres que acababan de dar a luz debido a la gran carga de energía que aportan. Sin embargo, se les relaciona mucho más con la Semana Santa, probablemente, porque a lo largo de la historia, en todas las cocinas queda más pan sobrante que de costumbre, ya que se come menos carnes en esta época del año y, por ende, el pan con el que se suelen acompañar queda como excedente. Para no desaprovecharlo, las rebanadas se remojan y endulzan antes de freírlas.

Son fáciles de preparar y algunos ingredientes pueden ser sustituidos por otros. Se puede optar entre vino y leche, entre miel y melazas o jaleas, o entre canela, azúcar y papelón. Sin embargo, si variamos el pan y usamos las rebanadas cuadradas de los panes de molde o si evitamos freírlas y, por el contrario, las pasamos por la plancha, podríamos estar preparando tostadas francesas, conocidas como las primas hermanas de las torrijas. Estas semejanzas y diferencias son discutibles; si son lo mismo, o no, es algo que podríamos debatir en otra oportunidad. Lo cierto es que las torrijas son deliciosas porciones suavemente dulces que al morderlas presentan una textura cremosa, lo que hace imposible borrarlas de la memoria.

Sigue la receta de la torrija aquí

También puede interesarte: Zeppole: el lado dulce del Día de San José

Comments

comments