Giuseppe Arcimboldo nació en 1527 en Milán. Y desde niño se dedicó a pintar, siguiendo la tradición familiar y su talento innato. Su padre, Biagio,  había sido pintor en la catedral de Milán, y él también lo sería desde muy joven.

La vida de Giuseppe Arcimboldo transcurrió sin grandes cambios:

Se dedicaba a la pintura y residía en Milán, donde había nacido. Pero, ya maduro en el arte y en la vida, en 1562, a los treinta y cinco años, viajó a Praga, contratado por el emperador Francisco I para convertirse en uno de los retratistas de la corte, donde permaneció hasta 1587, cuando regresó a Milán. En aquellos años de Praga, Arcimboldo realizó cuadros como El Asado (1570), que muestran una audaz propuesta pictórica que resultaba extraña entonces.

Foto: 123rf

Entonces, en la bella y señorial Praga, hacía, quizás como un audaz divertimento en el oficio, retratos de gente de la corte prefigurando sus rostros con elementos de la naturaleza y que, de alguna manera, estuvieran vinculados a él. Los especialistas dicen, para caracterizar su estilo, que era un pintor manierista.

El manierismo es un estilo artístico que predominó en el Renacimiento italiano

Hacia el final,  entre 1530 y 1580. El término venía de “Maniera moderna”, para denominar una manera de imitar a los grandes maestros del Renacimiento, y era visto como un estilo artificioso, afectado y poco natural, al alargar las figuras, usar la desproporción y violar la perspectiva, mostrando sus cuadros invertidos.

Foto: 123rf

Arcimboldoera manierista, en cierta medida, pero era más minimalista, al reducir rostros de figuras o conceptos (estaciones) a la prefiguración utilizando unos pocos elementos naturales (flores, frutas, legumbres, etc). Eran unos trozos tomados de la naturaleza que componían, por ejemplo,  un rostro humano, como una suerte de collage. La obra de Arcimboldo, considerada menor en la historia de la pintura, fue relegada al olvido, hasta que fue rescatada en el siglo XX por los pintores surrealistas.

Algunos de los cuadros más famosos de Arcimboldo, en este estilo, se relacionan con las estaciones: la primavera, el verano, el otoño, el invierno. Otros abordan temas como el aire, el fuego, la tierra, el agua. O temas como el asado.

Rafael Cartay/@RafaelCartay

Comments

comments