Curar ollas de barro

Aunque son de data antigua, en la actualidad se siguen usando las ollas de barro. Se ven con mucha más frecuencia en países como México. Ahora bien, si apenas acaba de adquirir una o la recibió como regalo lo primero que debe saber es que antes de usarla debe curarla.

La razón es que, cuando están nuevas, los poros están muy abiertos y al hacer contacto con el calor y el fuego directo, podrían agrietarse y hasta explotar. También se hace con la finalidad de eliminar las toxinas que pudieran contener por el barniz que se les aplica.

El método que se va utilizar en este caso es a base de agua, por lo que es un proceso muy sencillo, ideal para ollas, cazuelas y cuencos grandes.

Para curar las ollas de barro siga estos pasos

• Primero se debe sumergir la olla junto con la tapa en agua. Luego se tiene que dejar remojando toda la noche. Lo último se hace con la finalidad de que los poros del barro se vayan cerrando de modo que absorban una cantidad menor de agua cuando se preparen los guisos.

• Al día siguiente se retira la cazuela del agua y se seca con papel de cocina o con un paño seco. Luego se debe frotar con ajo tanto por dentro como por fuera y, una vez aplicada esta capa, se realiza el mismo procedimiento con manteca. Con esta segunda aplicación se recomienda dejar una capa gruesa. Terminado este proceso se debe meter en el horno a 180°C durante una hora. Pasado este tiempo se apaga y se deja enfriar en el interior.

• Finalizado este proceso de curación no está de más lavarla con agua y jabón. Ahora sí se puede utilizar con completa normalidad.

Tip: Cuando se vaya a usar para cocinar lo más recomendable es reforzar la olla aplicando una fina capa de aceite de oliva por todo el interior y por la tapa.

También te puede interesar: Utensilios para medir correctamente los ingredientes

Comments

comments