la reina

 

¿Qué te inspiró a ser fotógrafo?

Toda mi vida he visualizado cada momento del futuro en una imagen de 6×4 pulgadas, cada vez que parpadeo estoy tomando una fotografía que va directo al cuarto oscuro que es mi mente. Durante años evité que este arte se apoderara de mí, hasta que un día casi pierdo mi trabajo como gerente de una importadora reconocida en el país, por sentarme en una acera por 45 minutos esperando la foto perfecta de un desafortunado venezolano sin hogar. Tan fuerte fue mi llamado por esta vida que abandoné mi carrera y cambié los reportes e inventarios por lentes y memorias. Desde entonces solo hago fotos, prácticamente cada día de mi vida en estos últimos diez años y estoy seguro de que seguirá siendo así.

¿Cuál ha sido tu reto fotográfico más grande?

Mi reto fotográfico más grande fue viajar al otro lado del mundo, pararme en el medio de la Gran Muralla China y darme cuenta de que me cubría a mí y a mi cámara el clima menos favorable para retratar ese lugar, entre las nubes no se filtraba un solo rayo de luz, no podía ver más de 5 metros de muralla frente a mí, estaba descartada cualquier foto paisajista en ese momento, así que esperé, caminé, busqué con detalle una sola foto que salvara mi viaje. Por fin, parada entre la neblina y un frío intenso, me conseguí una Novia vestida de Rojo esperando por mí y por mi necesidad de capturarla, archivarla y compartirla con el mundo.

IMG_5411 copy Choripanes

¿Qué movimientos, expresiones, música, bailes, literatura, manifestaciones culturales en general consideras que te haya influenciado?

El cine sin duda ha sido la influencia más grande en mi vida como fotógrafo. Personajes como Darren Aronofsky, Brad Silberling, Danny Boyle, Tony Scott, David Fincher, Emmanuel Lubezki y Jack Cardiff, han estado presentes nutriendo mi vista con fascinantes piezas de arte, fotograma tras fotograma fui entendiendo sobre luz, encuadre, intensión, proporción y belleza. Obviamente a la par de ellos, fotógrafos como Steve McCurry, Joel Sartore, Sebastiao Salgado, Platon y Annie Leibovitz, son también responsables indirectamente de muchas de las decisiones que tomo en mi vida en este oficio.

¿Qué te hizo fijarte en la fotografía de alimentos y afines y desarrollarte en esto?

Mi llegada al mundo de los alimentos fue bastante fortuita, me asignaron en una de las revistas con las que trabajaba, un retrato a una cocinera venezolana, quien preparó tres platos para que yo fotografiara, sesión que no sabía con certeza como enfrentar, pero no era la parte más importante de la asignación, así que, las tomé y ese mismo día recibí elogios sobre el resultado. Poco a poco fui empapándome más y más sobre esta vertiente de mi profesión, hasta desempeñar el cargo de Director de Fotografía en la Revista Bienmesabe, publicación a la que llegué por ser colaborador de su hermana, la Revista Clímax. Situación perfecta para mí, pues más fuerte que mi pasión por la fotografía, es mi amor desmedido por la buena comida.

¿Cuál es la sesión que menos hayas disfrutado?

Como adoro la fotografía, se me hace muy complicado pensar en una sesión que no haya “disfrutado”, de todas he aprendido algo, hasta lidiar con el ego de algunos cocineros, actores y músicos venezolanos e internacionales me han dejado claras ideas de cómo no quiero ser en la vida.

  • No se pierdan su sitio web http://www.patrickdolandephoto.com/

 

JV

Comments

comments