Mandi Ciriza

Mandi Ciriza se emociona al hablar de cocina. En sus 12 años y medio como directora de Canal Cocina, que en junio cumplió 20 años al aire, ha aprendido y visto muchas cosas, ha visto pasar y mutar tendencias y vanguardias como reflejo de un usuario gastronómico cada vez más atento, más curioso y más ávido por aprender de la comida.

Con voz fuerte y sin titubeos, dice creer en la mesa, en ese momento de encuentro entre amigos y familias que solo puede suceder si todos se sientan a comer juntos, a reflexionar y conversar, “algo que ya se ha ido perdiendo”.

De padre vasco y una gran cocinera por madre, Ciriza creció entre fogones, compartiendo en la cocina de la casa con sus nueve hermanos. Es esa esencia de la gastronomía, la conversación que se esconde tras un buen plato, lo que defiende como cabeza de un medio de comunicación dedicado a la gastronomía.

“Crecí comiendo bien y como se debe hacer, sentados en una mesa, con un mantel, con primero, segundo y postre, concibiendo que al comer no solo se alimentaba el cuerpo sino también el espíritu. En torno a la mesa hablábamos, nos comunicábamos, era el momento de hacer familia, que es lo que defiendo ahora”.

Su trabajo no ha sido en vano. En noviembre, recibió el premio a la Mejor Labor de la Difusión de la Gastronomía en los XXXIII Premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial que se entregaron en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna. Y aún le queda por hacer, su objetivo sigue siendo enseñar a la gente que la comida es un placer.

Un espacio para educar

Mandi Ciriza en el set / Foto cortesía AMC Networks International

En estos años, desde su llegada a Canal Cocina de AMC Networks International, en 2006, Ciriza ha afrontado la hazaña de educar al espectador. “Teníamos el reto de convertir al canal, que era de nicho y para aficionados de la cocina, en un espacio más general, para todos los públicos, y eso se ha logrado”.

Lo que comenzó siendo un canal para las amas de casa, fundamentalmente, ha dado un giro que lleva en su estampa la visión de la también periodista. Ahora se perfila como un medio para todos los amantes del buen comer. “Entendí que comemos todos, y que debíamos ser capaces de hacer programas para todo aquel al que le interesa comer. No solo para el que sabe cocinar, sino también para los que disfrutan comiendo”, asegura.

Hoy en día el raiting lo mantienen programas claves como “Fogones tradicionales”, “La abuela Lolita” y “Guisos de siempre”.

De vuelta al origen

Ciriza expresa con pesar que los jóvenes prefieran el delivery antes que comer un buen rabo de toro o unas lentejas / Foto: Archivo

Ciriza afirma que lo más demandado por los televidentes gastronómicos son los programas que hacen referencia a la tradición y al mantenimiento de las costumbres, esas recetas de las abuelas.

“Creo que hay un respeto por nuestra comida. Es importante que no olvidemos cuáles son nuestras raíces gastronómicas, que son tan ricas y son la base de todo”.

Así, explica con pesar que los jóvenes no tienen las referencias de las recetas de las abuelas, pero tampoco las encuentran. “Aún quedan pocos restaurantes de comida tradicional pero parece que a los jóvenes, los menores de 40 años, no se les ocurre salir a comerse un plato de lentejas. Quieren restaurantes vietnamitas, japoneses, chinos, peruanos, pero no se preguntan dónde comer un buen rabo de toro, una paella o unas albóndigas”, dice.

A ella, todavía, le hace ilusión preparar una paella en casa con todo lo que eso conlleva. “Sí, me tomo mucho tiempo en la cocina pero lo hago porque me apetece que me salga rico y para disfrutarlo con mis amigos y mi familia”.

Lo próximo que se verá en Canal Cocina atiende a esta necesidad. El último formato que ha puesto en marcha se llama “Guardianes de tradición”, un repaso a la cocina más tradicional de España a través de los restaurantes que llevan al menos cuatro generaciones en la misma familia. “Realmente es un homenaje a las grandes sagas de la hostelería, a esa familias que llevan desde sus bisabuelos, abuelos, padres y ahora hijos, tantos años haciendo grandes platos españoles, como un buen cochinillo en Casa Duque en Segovia, una paella o un rabo de toro”, cuenta.

En “Guardianes de tradición” se hablará de restaurantes como Casa Duque en Segovia / Foto: Archivo

La tendencia ahora es pedir delivery o comer algo rápido, ¿estos cambios son positivos o negativos?

“Creo, por un lado, que el hecho de que haya aumentado el interés por la comida es bueno, que la cocina es cultura y que la gente sepa qué se come en China o en Australia, o en cualquier lugar del mundo es cultura. Esas mezclas son maravillosas, hace años quién hacía un taco o quién se comía un sushi un jueves por la noche.

Pero, por otro lado, creo que nunca se ha comido peor, y eso es una consecuencia de la sociedad y del ritmo de vida actual. Es curiosa esta dicotomía del mayor interés creciente permanentemente por lo que comemos, y, sin embargo, un desinterés también por invertir tiempo y esfuerzo por lo que comemos. Sabemos mucho más pero lo hacemos menos. Y es triste porque, con esto, te cargas la alimentación y la familia, el momento de compartir”.

¿Qué restaurantes están en su top?

“No podría nombrar uno porque me gustan muchos, pero busco siempre una buena relación precio-calidad, me gusta mucho la cocina de producto. Valoro la técnica del chef pero valoro más el respeto por el producto. Es horrible llegar a un sitio y que te des cuenta de que te disfrazan tanto el plato que, por ejemplo, una lubina salvaje ya no parece ni lubina.

La comida mexicana y la peruana, por nombrar algunas, me encantan, me maravillan, son ejemplo de esa profundidad y ese respeto por el producto”.

Ping pong

“Sabemos más pero disfrutamos menos” / Foto cortesía AMC Networks International
  • Un ingrediente que no falta en tu mesa: un buen aceite de oliva.
  • Una cena memorable: mi última Noche Buena con mis hijos y mi marido.
  • El sabor que te enamora: el sabor a mar.
  • Un placer culposo: yo como todo, me gusta todo, no me avergüenzo de nada.
  • El cocinero de tu vida: mi madre.
  • Un platillo de la infancia: el caldo gallego de grelos.

También puede interesarte: Platos de cuchara para calentarse en el invierno

@Patifini

Comments

comments